Hipertensión pulmonar en el hogar

Descripción

La hipertensión pulmonar (HTP) es la presión arterial anormalmente alta en las arterias de los pulmones. Con esta hipertensión, el lado derecho del corazón tiene que trabajar con más fuerza de lo normal.

A medida que la enfermedad empeore, usted necesitará hacer más para cuidar de sí mismo. También deberá hacer cambios en el hogar y conseguir más ayuda para las tareas de la casa.

Manténgase activo

Pruebe con caminatas para incrementar la fuerza:

  • Pregúntele al médico o al terapeuta qué tanto puede caminar.
  • Lentamente, aumente la distancia que camina.
  • Trate de no hablar mientras camina para no quedarse sin respiración.
  • Pare si tiene dolor torácico o se siente mareado.

Monte en bicicleta estática. Pregúntele al médico o al terapeuta por cuánto tiempo y cuánto esfuerzo puede hacer.

Fortalézcase incluso mientras está sentado:

  • Use pequeñas pesas o tensores de caucho para fortalecer los brazos y hombros.
  • Póngase de pie y siéntese varias veces.
  • Estire y sostenga las piernas delante de usted. Sosténgalas por unos segundos y luego bájelas de nuevo.

Cuidados personales

Trate de consumir 6 comidas pequeñas al día. Podría ser más fácil respirar cuando su estómago no esté lleno. 

  • No beba mucho líquido antes de comer o con sus comidas.
  • Pregúntele al médico qué alimentos debe consumir para obtener más energía.
  • Si fuma, ahora es el momento de parar. Manténgase alejado de los fumadores cuando esté fuera y no permita que se fume en su casa.
  • Aléjese de los olores y emanaciones fuertes. 
  • Haga ejercicios de respiración.
  • Tome todos los medicamentos que el médico le recetó.
  • Hable con su médico si se siente deprimido o ansioso.
  • Coméntele al médico si se está mareando o tiene mucha más hinchazón en las piernas.

Aléjese de las infecciones

Hágase aplicar la vacuna antigripal cada año y pregúntele al médico si debe recibir una vacuna contra la neumonía.

Lávese con frecuencia las manos y siempre después de ir al baño y cuando esté en torno a personas que estén enfermas.

Aléjese de las muchedumbres.

Pídales a los visitantes con resfriados que se pongan una máscara o que lo visiten después de que el resfriado haya desaparecido.

En su casa

Facilite las cosas en su casa para usted:

  • Coloque lo que use mucho en lugares donde no tenga que estirar las manos ni agacharse para alcanzarlas. 
  • Use un carrito con ruedas para movilizar los objetos dentro de la casa. 
  • Use un abrelatas eléctrico, el lavaplatos y otros dispositivos que le facilitarán sus quehaceres domésticos. 
  • Use utensilios de cocina (cuchillos, peladores y cacerolas) que no sean pesados. 

Para ahorrar su energía:

  • Use movimientos lentos y constantes cuando esté haciendo las cosas.
  • Siéntese si puede cuando esté cocinando, comiendo, vistiéndose y bañándose.
  • Consiga ayuda para las tareas más pesadas.
  • No intente hacer demasiado en un día.
  • Mantenga consigo el teléfono o cerca de usted.
  • Envuélvase en una toalla en lugar de secarse.
  • Trate de reducir el estrés en su vida.

Regreso a su casa con oxígeno

En el hospital, usted recibió oxigenoterapia y posiblemente necesite utilizar oxígeno en la casa. No cambie la cantidad de oxígeno que esté fluyendo sin preguntarle al médico.

Tenga siempre un suministro de reserva de oxígeno en la casa o consigo cuando salga. Mantenga consigo el número de teléfono del proveedor de oxígeno en todo momento. Aprenda cómo usar el oxígeno de manera segura en la casa.

Control

El médico o el personal de enfermería del hospital le pueden solicitar que asista a una consulta de control con:

  • El médico de atención primaria.
  • El especialista en el pulmón (neumólogo) o del corazón (cardiólogo).
  • Alguien que le pueda ayudar a dejar de fumar, si usted fuma.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si su respiración:

  • Se está volviendo más difícil.
  • Está más acelerada que antes.
  • Es superficial y usted no puede tomar una respiración profunda.

También llame al médico si:

  • Necesita inclinarse hacia adelante al sentarse para respirar más fácilmente.
  • Se siente soñoliento o confundido.
  • Tiene fiebre.
  • Las yemas de los dedos o la piel alrededor de sus uñas están azules.

Figures

Referencias

McLaughlin VV, Archer SL, Badesch DB, et al. ACCF/AHA 2009 expert consensus document on pulmonary hypertension: a report of the American College of Cardiology Foundation Task Force on Expert Consensus Documents and the American Heart Association developed in collaboration with the American College of Chest Physicians; American Thoracic Society, Inc.; and the Pulmonary Hypertension Association. J Am Coll Cardiol. 2009;53:1573-1619.

Rich S. Pulmonary hypertension. In: Bonow RO, Mann DL, Mann DL, et al. eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 78.

Revision

Last reviewed 5/30/2013 by Denis Hadjiliadis, MD, Assistant Professor of Medicine, Division of Pulmonary, Allergy and Critical Care, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com