Embolización de las arterias uterinas

Definición

Es un procedimiento para tratar miomas sin cirugía. Los miomas uterinos son tumores no cancerosos (benignos) que se desarrollan en el útero (matriz).

Durante el procedimiento, se suspende el riego sanguíneo a los miomas, lo cual hace que éstos se reduzcan en tamaño.

Nombres alternativos

Embolización de miomas uterinos; UFE; UAE

Descripción

La embolización de las arterias uterinas (UAE, por sus siglas en inglés) la realiza un médico llamado radiólogo intervencionista.

Usted estará despierta pero no sentirá dolor. (Esto se denomina sedación consciente.) El procedimiento tarda de 45 a 60 minutos aproximadamente.

El procedimiento generalmente se hace de esta manera:

  • Usted recibirá un sedante, un medicamento que la relajará y le dará sueño.
  • Se aplica un anestésico local (analgésico) en la piel alrededor de la ingle, lo cual insensibilizará el área de manera que no se sienta dolor.
  • El radiólogo hará una pequeña incisión (corte) en la piel y luego introducirá un catéter (una sonda delgada) en la arteria femoral. Esta arteria está en la parte superior de la pierna. 
  • Luego, el radiólogo pasará el catéter hasta la arteria uterina que le suministra la sangre al útero.
  • Se inyectarán pequeñas partículas de plástico o de gelatina a través del catéter hacia los vasos sanguíneos que le suministran sangre a los miomas. Estas partículas bloquearán el riego sanguíneo a las diminutas arterias que llevan sangre a los miomas. Sin este riego sanguíneo, los miomas se encogen y mueren.
  • La embolización de las arterias uterinas se hace tanto en las arterias uterinas izquierdas como las derechas, empleando solamente una incisión (corte). De ser necesario, se puede tratar más de un mioma.

Por qué se realiza el procedimiento

La embolización de las arterias uterinas es una manera eficaz de tratar síntomas causados por los miomas:

  • Los síntomas pueden abarcar sangrado, conteo sanguíneo bajo, presión o dolor en la pelvis, despertarse en la noche para orinar y estreñimiento.
  • Antes de someterse a la embolización de las arterias uterinas, es probable que le hubieran tratado los miomas con medicamentos u hormonas.
  • Algunas veces, a las mujeres se les practica este procedimiento después del parto para tratar un sangrado vaginal muy abundante.

Riesgos

La embolización de las arterias uterinas generalmente es segura.

Los riesgos de cualquier procedimiento invasivo son:

  • Sangrado
  • Tener una mala reacción al anestésico o medicamento que se utiliza
  • Infección
  • Hematomas

Los riesgos de la embolización de las arterias uterinas son:

  • Lesión a una arteria o al útero.
  • Posibles problemas con un embarazo futuro. Puede haber un riesgo más alto de problemas con la placenta durante un embarazo y el parto. Las mujeres que posiblemente deseen quedar embarazadas en el futuro deben analizar este asunto con su médico. Se pueden contemplar otras opciones para tratar los síntomas relacionados con sus miomas.
  • Es posible que los periodos menstruales no retornen después de una embolización de las arterias uterinas.

Antes del procedimiento

Coménteles siempre al médico o al personal de enfermería:

  • Si usted podría estar en embarazo o planea embarazarse en el futuro.
  • Qué fármacos está tomando, como medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Antes de la embolización de las arterias uterinas:

  • Se le puede solicitar que deje de tomar ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), warfarina (Coumadin) y cualquier otro fármaco que dificulte la coagulación de la sangre.
  • Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
  • Si fuma, trate de dejar el hábito. Pídale ayuda al médico o al personal de enfermería.

En el día de la embolización de las arterias uterinas:

  • Se le puede solicitar que no beba ni coma nada durante 6 a 8 horas antes del procedimiento.
  • Tome los fármacos que el médico le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
  • Llegue a tiempo al hospital de acuerdo con las indicaciones.

Después del procedimiento

Usted puede permanecer hospitalizada de un día para otro o puede ir para su casa el mismo día.

Usted recibirá un analgésico. Le pedirán que se quede acostada durante 4 a 6 horas después del procedimiento.

Siga cualquier otra instrucción respecto al cuidado de sí misma después de irse para la casa. 

Los calambres en la pelvis son frecuentes durante las primeras 24 horas después del procedimiento y pueden durar desde unos pocos días hasta dos semanas. Estos calambres pueden ser intensos y durar más de 6 horas a la vez.

La mayoría de las mujeres se recuperan rápidamente y son capaces de retornar a las actividades normales al cabo de 7 a 10 días. El tejido de los miomas tratados puede salir a través de la vagina.

Pronóstico

La embolización de las arterias uterinas generalmente funciona bien para disminuir el dolor, la presión y el sangrado de los miomas en la mayoría de las mujeres que se someten a este procedimiento.

Es menos invasiva que los tratamientos quirúrgicos para los miomas uterinos. Muchas mujeres pueden retornar más pronto a sus actividades después de la cirugía.

Como sucede con otros tratamientos para los miomas uterinos, algunas mujeres pueden requerir más procedimientos o una histerectomía en el futuro.

Referencias

American College of Obstricians and Gynecologists Practice Bulletin: Alternatives to hysterectomy in the management of leiomyomas. Number 96, August 2008. Obstet Gynecol. 2008;112:387-400.

Bradley L, Uterine fibroid embolization: a viable alternative to hysterectomy. Obstet Gynecol. 2009:127-135.

Goodwin SC, Spies JB, Worthington-Kirsch R et al. Uterine artery embolization for treatment of leiomyomata: long-term outcomes from the FIBROID registry. Obstet Gynecol. 2008; 111:22-33.

Munro MG. Uterine leiomyomas, current concepts: pathogenesis, impact on reproductive health, and medical, procedural, and surgical management. Obstet Gynecol Clin N Am. 2011;38:703-731.

Tulandi T, Salamah K. Fertility and uterine artery embolization. Obstet Gynecol. 2010;115:857-860.

Revision

Last reviewed 11/8/2012 by Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com