Hipotensión

Definición

La presión arterial baja, o hipotensión, ocurre cuando la presión arterial durante y después de cada latido cardíaco es mucho más baja de lo usual, lo cual significa que el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo no reciben suficiente sangre.

Ver también: presión arterial.

Nombres alternativos

Tensión arterial baja; Presión arterial baja; Presión sanguínea baja; Hipotensión ortostática; Hipotensión mediada neuralmente; Hipotensión posprandial

Causas

La presión arterial que es baja e inconstante para una persona puede ser normal para otra. La mayoría de las presiones arteriales normales están en el rango de 90/60 milímetros de mercurio (mm Hg) hasta 130/80 mm Hg, pero una caída significativa, incluso de sólo 20 mm Hg, puede ocasionar problemas para algunas personas.

Hay tres tipos principales de hipotensión:

  • Hipotensión ortostática, incluyendo hipotensión ortostática posprandial.
  • Hipotensión mediada neuralmente (NMH, por sus siglas en inglés).
  • Hipotensión grave producida por una pérdida súbita de sangre (shock), infección o reacción alérgica intensa.

La hipotensión ortostática es producida por un cambio súbito en la posición del cuerpo, generalmente al pasar de estar acostado a estar parado, y usualmente dura sólo unos pocos segundos o minutos. Si este tipo de hipotensión ocurre después de comer, se denomina hipotensión ortostática posprandial y afecta más comúnmente a los adultos mayores, a aquellos con presión arterial alta y personas con mal de Parkinson.

La hipotensión mediada neuralmente afecta con más frecuencia a adultos jóvenes y niños y ocurre cuando una persona ha estado de pie por mucho tiempo. Los niños generalmente superan este tipo de hipotensión con el tiempo.

La presión arterial baja comúnmente es causada por fármacos como los siguientes:

  • Alcohol.
  • Ansiolíticos.
  • Ciertos antidepresivos.
  • Diuréticos.
  • Medicamentos para el corazón, entre ellos los que se utilizan para tratar la hipertensión arterial y la cardiopatía coronaria.
  • Medicamentos utilizados para cirugía.
  • Analgésicos.

Otras causas de presión arterial baja incluyen las siguientes:

Síntomas

Los síntomas pueden abarcar:

  • Visión borrosa
  • Confusión
  • Vértigo
  • Desmayo (síncope)
  • Mareo
  • Somnolencia
  • Debilidad

Pruebas y exámenes

El médico lo examinará y tratará de determinar lo que está causando la presión arterial baja. Se vigilarán los signos vitales (temperatura, pulso, frecuencia respiratoria y presión arterial) con frecuencia. Quizá necesite permanecer en el hospital por un tiempo.

El médico hará preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuál es su presión arterial normal?
  • ¿Qué medicamentos toma?
  • ¿Ha estado comiendo y bebiendo normalmente?
  • ¿Hay tenido cualquier enfermedad, accidente o lesión recientemente?
  • ¿Qué otros síntomas tiene?
  • ¿Se desmayó o disminuyó su lucidez mental?
  • ¿Se desmaya o presenta mareos al pararse o sentarse después de estar acostado?

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:

Tratamiento

La hipotensión en una persona sana que no causa ningún problema generalmente no requiere tratamiento.

Si usted tiene signos o síntomas de presión arterial baja, quizá necesite tratamiento, el cual dependerá de la causa de ésta. La hipotensión severa causada por un shock es una emergencia médica. A usted se le puede administrar sangre por vía intravenosa, medicamentos para incrementar la presión arterial y mejorar la fuerza cardíaca, al igual que otros medicamentos, como antibióticos. Para mayor información, ver el artículo sobre shock.

Si presenta hipotensión ortostática causada por medicamentos, el médico puede cambiar la dosis o cambiar a un medicamento diferente. NO deje de tomar ningún medicamento antes de consultarlo con el médico. Otros tratamientos para la hipotensión ortostática abarcan el incremento de los líquidos para tratar la deshidratación o usar medias elásticas para elevar la presión arterial en la parte inferior del cuerpo.

Aquellas personas con hipotensión mediada neuralmente deben evitar los desencadenantes, como permanecer de pie por un período prolongado. Otros tratamientos abarcan tomar mucho líquido e incrementar la cantidad de sal en la dieta (Se le debe preguntar al médico acerca de las recomendaciones específicas). En los casos graves, se pueden prescribir medicamentos como fludrocortisona.

Pronóstico

La presión arterial baja generalmente se puede tratar de manera efectiva.

Posibles complicaciones

  • Shock
  • Lesión por caídas debido a los desmayos

Las caídas son particularmente peligrosas para los adultos mayores. Las lesiones relacionadas con caídas, como una fractura de cadera, pueden tener un impacto dramático en la calidad de vida de una persona.

La hipotensión severa priva al cuerpo de oxígeno, lo cual le causa daño al corazón, el cerebro y otros órganos. Este tipo de hipotensión puede ser potencialmente mortal si no se trata de inmediato.

Cuándo contactar a un profesional médico

Cuando tenga síntomas de una caída en la presión arterial, debe sentarse o acostarse inmediatamente o levantar los pies por encima del nivel del corazón.

Si la presión arterial baja hace que una persona se desmaye (quede inconsciente), busque tratamiento médico inmediato o llame al número local de emergencias (como 911 en los Estados Unidos). Si la persona no está respirando o no tiene pulso, inicie la RCP.

Llame al médico inmediatamente si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

Igualmente llame al médico si tiene:

Prevención

Si usted tiene hipotensión arterial, el médico puede recomendarle ciertas medidas para prevenir o reducir los síntomas, lo cual puede abarcar:

  • Evitar el alcohol
  • Evitar permanecer de pie por mucho tiempo (si presenta hipotensión mediada neuralmente)
  • Tomar mucho líquido
  • Incorporarse lentamente después de estar sentado o acostado
  • Usar medias de compresión para incrementar la presión arterial en las piernas

Referencias

Calkins H, Zipes DP. Hypotension and syncope. In: Libby P, Bonow RO, Mann DL, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 37.

Revision

Last reviewed 2/20/2011 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com