Hematoma

Definición

Es un área de decoloración de la piel que se presenta cuando se rompen pequeños vasos sanguíneos y filtran sus contenidos dentro del tejido blando que se encuentra debajo de la piel.

Nombres alternativos

Contusión; Moretón (magulladura)

Consideraciones

Existen tres tipos de hematomas:

  • Subcutáneo: debajo del piel
  • Intramuscular: dentro de la parte protuberante del músculo subyacente
  • Perióstico: en el hueso

Los hematomas pueden durar desde días hasta meses; los de hueso son los más graves y dolorosos.

Causas

Los hematomas a menudo son causados por caídas, lesiones deportivas, accidentes automovilísticos o golpes recibidos de otras personas u objetos.

Si toma anticoagulantes, como ácido acetilsalicílico (aspirin) o warfarina (Coumadin), es probable que presente hematomas más fácilmente.

Síntomas

Los principales síntomas son dolor, inflamación y decoloración de la piel. El hematoma comienza como un sitio de color rojo rosáceo que puede ser muy sensible al tacto y, a menudo, es difícil utilizar el músculo afectado. Por ejemplo, un hematoma profundo en el muslo duele cuando usted camina o corre.

Con el tiempo, el hematoma cambia a un color azuloso, luego amarillo-verdoso y finalmente regresa al color normal de la piel a medida que sana.

Primeros auxilios

  • Aplique hielo sobre el hematoma para ayudarlo a sanar más fácilmente y reducir la inflamación. Coloque el hielo envuelto en un trozo de tela y no lo aplique directamente sobre la piel. Aplique el hielo hasta por 15 minutos cada hora.
  • Mantenga en lo posible el área del hematoma levantada por encima del nivel del corazón. Esto ayuda a evitar que la sangre se estanque en el tejido afectado.
  • Trate de descansar la parte del cuerpo que presenta el hematoma, evitando sobrecargar de trabajo los músculos en dicha área.
  • Si es necesario, use paracetamol (Tylenol) para ayudar a reducir el dolor.

En el raro caso del "síndrome compartimental", con frecuencia se lleva a cabo una cirugía para aliviar la acumulación extrema de presión.

No se debe

  • No intente vaciar el hematoma con una aguja.
  • No continúe corriendo, jugando ni realizando cualquier otra actividad utilizando la parte del cuerpo que presenta el dolor y el hematoma.
  • No ignore el dolor ni la hinchazón.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico de inmediato si siente presión extrema en una parte del cuerpo que presenta hematoma, especialmente si el área es grande o duele mucho. Esto puede deberse a una afección conocida como "síndrome compartimental". El aumento de la presión en los tejidos y estructuras blandas debajo de la piel puede disminuir el suministro de sangre y oxígeno hacia los tejidos. Esto puede ser mortal y usted debe recibir atención urgente.

Igualmente, llame al médico si:

  • Presenta un hematoma sin que se haya presentado alguna lesión, caída ni haya otro motivo.
  • Hay signos de infección alrededor del área del hematoma, como líneas de enrojecimiento, pus u otra secreción, o fiebre.

Prevención

Dado que los hematomas generalmente son el resultado directo de una lesión, las siguientes son recomendaciones de seguridad importantes:

  • Enséñeles a los niños normas de seguridad.
  • Esté atento para evitar caídas en la casa. Por ejemplo, tenga cuidado al subir escaleras u otros objetos y evite pararse o arrodillarse en los mostradores.
  • Use cinturones de seguridad en los vehículos a motor.
  • Utilice el equipo apropiado para la práctica de deportes con el fin de forrar esas áreas en donde son más frecuentes los hematomas, como almohadillas para los muslos, protectores de cadera y codilleras en el fútbol americano y el hockey; espinilleras y rodilleras en el fútbol y el baloncesto.

Figures

Referencias

Piette WW. Purpura. In: Bolognia JL, Jorizzo JL, Schaffer JV, eds. Dermatology. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2012:chap 22.

Brinker MR, O’Connor DP, Almekinders LC, et al. Physiology of injury to musculoskeletal structures: 1. Muscle and tendon injury. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’s Orthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2009:chap 1, section A.

Revision

Last reviewed 4/14/2013 by Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com