Prueba cutánea de PPD

Definición

La prueba cutánea de PPD, sigla en inglés de derivado proteico purificado, es un método utilizado para el diagnóstico de la infección de tuberculosis (TB) silenciosa.

Nombres alternativos

Derivado proteico purificado estándar; Prueba cutánea de TB; Prueba cutánea con tuberculina; Prueba de Mantoux

Forma en que se realiza el examen

Usted necesitará dos visitas al consultorio del médico para este examen.

En la primera visita, el médico limpiará el área de la piel y le aplicará una pequeña inyección de PPD. La aguja se coloca suavemente debajo de la capa cutánea superior, provocando la formación de una protuberancia (roncha) en la piel. Esto por lo regular desaparece en unas pocas horas.

Después de 48 a 72 horas, usted debe volver al consultorio médico. El médico o la enfermera le revisarán el área para ver si ha tenido una reacción fuerte a la prueba. 

Preparación para el examen

No hay una preparación especial para esta prueba.

Coméntele al médico si alguna vez ha tenido una prueba cutánea de PPD positiva. De ser así, ésta no se debe repetir, excepto bajo circunstancias inusuales.

Igualmente infórmele al médico si tiene una afección médica o si toma ciertos fármacos, como esteroides, que pueden afectar su sistema inmunitario. Estas situaciones pueden llevar a que se presenten resultados imprecisos en la prueba.

Lo que se siente durante el examen

Se sentirá una picazón leve a medida que se inserta la aguja justo debajo de la superficie de la piel.

Razones por las que se realiza el examen

Este examen se hace para determinar si usted alguna vez ha estado en contacto con la bacteria que causa la tuberculosis.

La tuberculosis es una enfermedad de fácil propagación (contagiosa). Con mayor frecuencia afecta los pulmones. Las bacterias pueden permanecer inactivas (latentes) en los pulmones durante muchos años. Esta situación se llama tuberculosis latente.

La mayoría de las personas en los Estados Unidos que están infectadas con la bacteria no tiene signos o síntomas de la tuberculosis activa.

Usted tiene mayor probabilidad de necesitar este examen si: 

  • Puede haber estado cerca de alguien con TB.
  • Trabaja en el campo de la salud.
  • Tiene un sistema inmunitario debilitado, debido a ciertos medicamentos o enfermedades (como el cáncer o el VIH y el SIDA)

Valores normales

Una reacción negativa por lo general significa que usted nunca ha estado infectado con la bacteria que causa la tuberculosis.

Una reacción negativa significa que la piel donde recibió la prueba de PPD no está hinchada o la hinchazón es muy pequeña. Esta medida es diferente para los niños, las personas con VIH y otros grupos de alto riesgo.

La prueba cutánea de PPD no es perfecta. Es posible que hasta 1 de cada 5 personas infectadas con la bacteria que causa la tuberculosis no tenga una reacción. Además, las enfermedades o medicamentos que debilitan el sistema inmunitario pueden causar un resultado falso negativo. 

Significado de los resultados anormales

Un resultado anormal (positivo) significa que usted ha sido infectado con la bacteria que causa la tuberculosis. Es posible que necesite tratamiento para reducir el riesgo de reaparición de la enfermedad (reactivación de la enfermedad). 

Es importante señalar que los resultados de la prueba dependen de la persona que se esté examinando.

Una pequeña reacción (5 mm de hinchazón firme en el sitio) se considera positiva en personas que: 

  • Tienen VIH.
  • Han recibido un trasplante de órgano.
  • Tienen un sistema inmunitario debilitado o están tomando terapia con esteroides (aproximadamente 15 mg de prednisona por día durante un mes).
  • Han estado en contacto cercano con una persona que tiene tuberculosis activa.
  • Presentan cambios en una radiografía de tórax que lucen como una tuberculosis pasada.

Las reacciones más grandes (superiores o iguales a 10 mm) se consideran positivas en:

  • Personas con un examen negativo conocido en los últimos dos años.
  • Personas con diabetes, insuficiencia renal u otras afecciones que incrementan su posibilidad de contraer tuberculosis activa.
  • Trabajadores de la salud.
  • Consumidores de drogas inyectables.
  • Inmigrantes que se han trasladado desde un país con una alta tasa de tuberculosis en los últimos 5 años.
  • Niños menores de 4 años.
  • Bebés, niños o adolescentes que están expuestos a adultos de alto riesgo.
  • Estudiantes y empleados de ciertos ambientes de vida en grupo, como prisiones, asilos de ancianos y refugios para personas sin hogar.

En personas que no tienen riesgos conocidos de tuberculosis, 15 mm o más de hinchazón firme en el sitio son indicios de una reacción positiva.

Riesgos

Existe un riesgo muy pequeño de enrojecimiento e inflamación graves del brazo en personas que se han sometido previamente una prueba de PPD que arrojó un resultado positivo y quienes se someten a la prueba de nuevo. También se han presentado unos cuantos casos de esta reacción en personas que no habían sido evaluadas antes.

Consideraciones

Una prueba cutánea positiva no siempre significa que una persona tenga tuberculosis activa. Se tienen que hacer más exámenes para verificar si hay enfermedad activa.

Muchas personas que nacieron fuera de los Estados Unidos pueden haber recibido una vacuna llamada vacuna "BCG" (vacuna antituberculosa), que puede llevar a un resultado falso positivo en la prueba. Sin embargo, la mayoría de los expertos dice que una vacunación pasada con BCG no debe cambiar el resultado de la prueba de PPD cuando ésta se hace en personas con un mayor riesgo de enfermedad o infección por tuberculosis.

Figures

Referencias

Ellner JJ. Tuberculosis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 332.

Fitzgerald DW, Sterling TR, Haas DW. Mycobacterium tuberculosis. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolan R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill-Livingstone; 2009:chap 250.

Revision

Last reviewed 12/6/2011 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; and Jatin M. Vyas, PhD, MD, Instructor in Medicine, Harvard Medical School, Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com