Pruebas de tolerancia a la lactosa

Definición

Son exámenes que miden la capacidad de los intestinos para descomponer la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos.

Ver también: intolerancia a la lactosa

Nombres alternativos

Prueba de hidrógeno en el aliento para intolerancia a la lactosa

Forma en que se realiza el examen

Dos métodos comunes comprenden:

  • Prueba de sangre para intolerancia a la lactosa
  • Prueba de hidrógeno en el aliento

La prueba de hidrógeno en el aliento es el método preferido. Este método mide la cantidad de hidrógeno en el aire que uno exhala.

A usted se le pide respirar dentro de un recipiente tipo globo. Luego, se le pide que beba un líquido con sabor que contiene lactosa. Las muestras de la respiración se recogen en períodos de tiempo predeterminados y se verifica el nivel de hidrógeno. Normalmente, hay muy poco hidrógeno en la respiración; pero si su cuerpo tiene problemas para descomponer y absorber la lactosa, los niveles de hidrógeno en el aliento se incrementan.

La prueba de sangre para intolerancia a la lactosa busca la presencia de glucosa en la sangre. El cuerpo produce glucosa cuando la lactosa se descompone. Para esta prueba, se tomarán varias muestras de sangre antes y después de que usted beba la solución de lactosa descrita arriba. Para obtener información sobre la forma como se toma una muestra de sangre, vea el artículo: venopunción.

Preparación para el examen

No se debe comer nada y también evitar el ejercicio vigoroso durante 8 horas antes del examen.

Lo que se siente durante el examen

No debe presentarse dolor ni molestia al dar una muestra de aliento.

Cuando se inserta la aguja para extraer la sangre, algunas personas sienten un dolor moderado, mientras que otras sólo sienten un pinchazo o sensación de picadura. Posteriormente, puede haber algo de sensación pulsátil.

Razones por las que se realiza el examen

El médico puede solicitar estas pruebas si uno tiene signos de intolerancia a la lactosa.

Valores normales

La prueba del aliento se considera normal si el incremento en el hidrógeno es menor a 12 partes por millón sobre el nivel en ayunas (antes del examen).

La prueba de sangre se considera normal si el nivel de glucosa se eleva más de 30 mg/dL dentro de las 2 horas siguientes a la ingestión de la solución de lactosa. Un aumento de 20 a 30 mg/dL no es concluyente.

Nota: los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Los ejemplos anteriores muestran las mediciones comunes para los resultados de estas pruebas. Algunos laboratorios usan diferentes medidas o podrían evaluar diferentes muestras.

Significado de los resultados anormales

Los resultados anormales pueden ser un signo de intolerancia a la lactosa.

El resultado de una prueba del aliento que muestre una elevación en el contenido de hidrógeno de 12 partes por millón (ppm) sobre el nivel antes de la prueba se considera positivo y significa que uno puede tener problemas para descomponer la lactosa.

La prueba de sangre se considera anormal si el nivel de glucosa se eleva menos de 20 mg/dL dentro de las 2 horas siguientes a la ingestión de la solución de lactosa.

Una prueba anormal debe estar seguida de una prueba de tolerancia a la glucosa para descartar un problema con la capacidad del cuerpo para absorberla.

Cuáles son los riesgos

Las venas y las arterias varían de tamaño de un paciente otro y de un lado del cuerpo a otro, razón por la cual obtener una muestra de sangre de algunas personas puede resultar más difícil que de otras.

Otros riesgos asociados con la extracción de sangre son leves, pero pueden ser:

  • Sangrado excesivo
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel)
  • Infección (un riesgo leve cada vez que se presenta ruptura de la piel)

Figures

Revision

Last reviewed 8/10/2012 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; George F. Longstreth, MD, Department of Gastroenterology, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com