Sodio en la sangre

Definición

El sodio es una sustancia que el cuerpo necesita para funcionar apropiadamente y se encuentra en la mayoría de los alimentos. La forma más común de sodio es el cloruro de sodio, que es la sal de cocina.

Se puede hacer un examen para ver cuánto sodio hay en la sangre.

Nombres alternativos

Sodio en suero

Forma en que se realiza el examen

Se necesita una muestra de sangre. Para obtener información sobre la forma como se hace esto, ver el artículo: Venopunción.

Preparación para el examen

Muchos medicamentos pueden interferir con los resultados del examen de sodio en la sangre. El médico le dirá si necesita dejar de tomar algún medicamento antes de este examen. No suspenda ni cambie sus medicamentos sin hablar primero con el médico.

Lo que se siente durante el examen

Cuando se inserta la aguja para extraer la sangre, algunas personas sienten un dolor moderado, mientras que otras sólo sienten un pinchazo o sensación de picadura. Posteriormente, puede haber algo de sensación pulsátil.

Razones por las que se realiza el examen

Este examen a menudo se hace como parte del grupo de  pruebas metabólicas básicas o de electrólitos en sangre.

El nivel de sodio en la sangre representa un equilibrio entre el sodio y el agua en los alimentos y las bebidas que usted consume y la cantidad en la orina. Una pequeña cantidad se pierde a través de las heces y el sudor.

Muchas cosas pueden afectar este equilibrio. El médico puede ordenar este examen si usted: 

  • Ha tenido lesión, cirugía o enfermedad grave recientes.
  • Consume cantidades grandes o pequeñas de sal o líquidos.
  • Recibe líquidos por vía intravenosa.
  • Toma diuréticos o algunos otros medicamentos, como la hormona aldosterona.

Valores normales

El rango normal para los niveles de sodio en la sangre es de 135 a 145 miliequivalentes por litro (mEq/L).

Los ejemplos de arriba son mediciones comunes para los resultados de estos exámenes. Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen..

Significado de los resultados anormales

Los niveles anormales de sodio pueden deberse a muchas afecciones diferentes.

Un nivel de sodio por encima de lo normal se denomina hipernatriemia y puede deberse a:

  • Síndrome de Cushing
  • Diabetes insípida
  • Hiperaldosteronismo
  • Aumento de la pérdida de líquidos debido a quemaduras, sudoración excesiva, diarrea o por el uso de diuréticos
  • Demasiado bicarbonato de sodio o sal en la dieta
  • Uso de ciertos medicamentos, como píldoras anticonceptivas, corticosteroides, laxantes, litio y AINES, como ibuprofeno o naproxeno

Un nivel de sodio por debajo de lo normal se denomina hiponatriemia y puede deberse a:

  • Enfermedad de Addison
  • Deshidratación, vómitos o diarrea
  • Un aumento en la cantidad de agua total del cuerpo que se observa en personas con insuficiencia cardíaca, ciertas enfermedades renales o cirrosis del hígado
  • Cetonuria
  • SIADH
  • Demasiada hormona vasopresina
  • Uso de medicamentos como diuréticos, morfina y antidepresivos ISRS

Las siguientes enfermedades también pueden afectar el nivel de sodio en la sangre:

Riesgos

Extraer una muestra de sangre implica muy poco riesgo. Las venas y las arterias varían en tamaño de un paciente a otro y de un lado del cuerpo a otro, razón por la cual extraer sangre de algunas personas puede ser más difícil que de otras.

Otros riesgos asociados con la extracción de sangre son leves, pero pueden ser:

  • Sangrado excesivo
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Hematoma (acumulación de sangre bajo la piel)
  • Infección (un riesgo leve en cualquier momento que se presente ruptura de la piel)

Figures

Examen de sangre

Referencias

Shorecki K, Ausiello D. Disorders of sodium and water homeostasis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 118.

Revision

Last reviewed 11/17/2011 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com