Turgencia cutánea

Definición

Es la capacidad de la piel para cambiar de forma y retornar a la normalidad (elasticidad).

Nombres alternativos

Turgencia deficiente de la piel; Piel pastosa; Disminución de la turgencia cutánea; Buena turgencia de la piel

Consideraciones generales

La turgencia cutánea es un signo comúnmente utilizado por los trabajadores en el campo de la salud para evaluar el grado de pérdida de líquidos o deshidratación. La pérdida de líquidos puede ocurrir por afecciones tan comunes como la diarrea o el vómito. Los bebés y los niños más pequeños que presentan vómitos, diarrea y una disminución o ausencia en la ingesta de líquidos pueden perder rápidamente una cantidad considerable de líquidos. La fiebre igualmente acelera este proceso.

Para determinar la turgencia de la piel, el médico toma la piel del dorso de la mano, de la parte baja del brazo o del abdomen entre dos dedos, de manera que quede levantada; la sostiene por unos pocos segundos y luego la suelta.

La piel con turgencia normal regresa rápidamente a su posición normal, mientras que la piel con disminución de la turgencia permanece elevada y retorna lentamente a su posición normal.

La disminución en la turgencia de la piel es un signo tardío de deshidratación y ocurre con deshidratación moderada o severa. La pérdida de líquidos del 5% del peso corporal se considera deshidratación leve, 10% es moderada y 15% o más se considera deshidratación severa.

Nota: el edema (la acumulación de líquidos en los tejidos que causa hinchazón) hace que la piel sea extremadamente difícil de pellizcar o pinzar.

Causas comunes

  • Disminución en la ingesta de líquidos
  • Deshidratación
  • Diarrea
  • Diabetes
  • Pérdida extrema de peso
  • Insolación (sudoración excesiva con ingesta insuficiente de líquidos)
  • Vómitos

Los trastornos del tejido conectivo, tales como esclerodermia y síndrome de Ehler's Danlos, pueden afectar igualmente la elasticidad de la piel. Esto no tiene que ver con líquidos, pero es un cambio en las propiedades elásticas del tejido cutáneo.

Cuidados en el hogar

Una buena forma de verificar en el hogar el grado de deshidratación es haciendo una rápida inspección de la turgencia cutánea, pellizcando o pinzando la piel en el dorso de la mano, en el abdomen o sobre la parte frontal del pecho por debajo de la clavícula.

La deshidratación leve hará que la piel sea ligeramente lenta para retornar a su nivel normal. Para rehidratarse, hay que tomar más líquidos, particularmente agua.

Si la turgencia es severa, lo cual es un indicio de deshidratación que puede ir de moderada a severa, se debe acudir al médico de inmediato.

Se debe llamar al médico si

  • La turgencia deficiente de la piel ocurre junto con vómitos, diarrea o fiebre.
  • Durante un chequeo de la turgencia cutánea, la piel es muy lenta para retornar a la normalidad o se queda "levantada". Esto puede indicar la presencia de una deshidratación tan severa que requiere tratamiento inmediato.
  • La persona tiene turgencia cutánea reducida y es incapaz de incrementar la ingesta de líquidos (por ejemplo, debido al vómito).

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica, como las siguientes:

  • ¿Hace cuánto tiempo ha tenido síntomas?
  • ¿Qué otros síntomas precedieron al cambio en la turgencia de la piel (vómitos, diarrea, otros)?
  • ¿Qué ha hecho para intentar tratar esta afección?
    • ¿Mejoró con el tratamiento?
    • ¿Está empeorando?
  • ¿Qué otros síntomas presenta (como labios secos, disminución del gasto urinario y disminución del lagrimeo)?

Entre los exámenes que se pueden realizar están:

Puede ser necesario aplicar líquidos intravenosos para una deshidratación severa. Asimismo, es posible que sea necesario tratar con medicamentos otras enfermedades que afectan la turgencia y elasticidad de la piel.

Figures

Turgencia de la piel

Referencias

Greenbaum L. Deficit therapy. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 54.

Gorgas DL, Barry JD. Vital signs measurement. In: Roberts JR, Hedges JR, eds. Clinical Procedures in Emergency Medicine. 5th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:chap 1.

Revision

Last reviewed 5/17/2012 by Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com