Características de la piel en recién nacidos

Definición

La apariencia y textura de la piel de un recién nacido pasan por muchos cambios.

Ver también: cambios en el recién nacido al nacer

Nombres alternativos

Características de la piel del bebé; Características cutáneas del recién nacido

Información

Al nacer, un recién nacido sano tiene:

  • Piel de color rojizo profundo o púrpura y manos y pies de color azulado. La piel se oscurece antes de que el bebé respire por primera vez (cuando lanza ese vigoroso llanto inicial).
  • Una sustancia cerosa y espesa llamada unto sebáceo que cubre la piel. Esta sustancia protege al feto del líquido amniótico en el útero. El unto sebáceo debe desaparecer durante el primer baño del bebé.
  • Un vello fino y suave (lanugo) que puede recubrir el cuero cabelludo, la frente, las mejillas, los hombros y la espalda. Es más común cuando el bebé nace antes de la fecha debida. El vello debe desaparecer dentro de las primeras semanas de vida del bebé.

La piel del recién nacido variará, dependiendo de la duración del embarazo. Los bebés prematuros tienen la piel delgada y transparente, mientras que la piel de un bebé a término es más gruesa.

Hacia el segundo o tercer día de vida del bebé, la piel se aclara un poco y puede volverse seca y escamosa. La piel todavía tiende a ponerse roja cuando el bebé llora. Los labios, las manos y los pies pueden ponerse azulados o manchados (moteados) cuando el bebé tiene frío.

Otros cambios pueden abarcar:

  • Los milios son protuberancias diminutas, firmes, levantadas y de color blanco perla en la cara, que desaparecen espontáneamente.
  • El acné leve generalmente desaparece en unas pocas semanas. Esto es causado por algunas de las hormonas maternas que permanecen en la sangre del bebé.
  • El eritema tóxico es un salpullido común y benigno con apariencia de pequeñas pústulas sobre una base roja. Tiende a aparecer en la cara, el tronco, las piernas y los brazos aproximadamente de 1 a 3 días después del parto y desaparece en una semana.

Los lunares o marcas en la piel coloreadas pueden abarcar:

  • Los nevos congénitos son lunares (marcas cutáneas de color oscuro) que pueden estar presentes al nacer. Estos pueden variar en tamaño desde uno pequeño como una arveja hasta uno lo suficientemente grande como para cubrir toda una pierna o brazo o una gran parte de la espalda o del tronco. Los nevos más grandes ofrecen un mayor riesgo de convertirse en cáncer de piel. El médico debe hacerle un seguimiento a todos los nevos.
  • Las manchas mongólicas son manchas de color azul-gris o castaño que pueden surgir en la piel de las nalgas o la espalda, principalmente en los bebés de piel oscura. Estas manchas deben desvanecerse al cabo de un año.
  • Las manchas de color café con leche son de un tono marrón claro, el color del café con leche. A menudo aparecen al nacer o se pueden desarrollar al cabo de unos cuantos años. Los niños que tienen muchas de estas manchas o manchas grandes pueden estar más propensos a tener una afección llamada neurofibromatosis.

Los lunares rojos pueden abarcar:

  • Los hemangiomas planos son neoplasias que contienen vasos sanguíneos (neoplasias vasculares) de color rojo a púrpura. Con frecuencia, se ven en la cara, pero se pueden presentar en cualquier área del cuerpo.
  • Los hemangiomas son un grupo de capilares (vasos sanguíneos pequeños) que pueden aparecer en el momento de nacer o unos pocos meses más tarde.
  • Los nevos simples son pequeños parches rojos en la frente, los párpados, la nuca o el labio superior del bebé y son causados por la dilatación de los vasos sanguíneos. Estos parches a menudo desaparecen al cabo de 18 meses.

Figures

Referencias

 Olsson J. The newborn. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 7.  

Sahin M. Neurocutaneous syndromes. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 589.  

Revision

Last reviewed 11/7/2011 by Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com