Candidosis vaginal

Definición

Es una infección de la vagina, causada más comúnmente por el hongo Candida albicans.

Nombres alternativos

Infección vaginal por hongos; Candidiasis vaginal; Vaginitis candidósica

Causas

La mayoría de las mujeres tendrá una candidiasis vaginal en algún momento. Candida albicans es un tipo común de hongo, a menudo presente en pequeñas cantidades en la vagina, la boca, el tubo digestivo y en la piel. Por lo regular, no ocasiona enfermedad ni síntomas.

La cándida y muchos otros gérmenes y microorganismos que normalmente viven en la vagina se mantienen mutuamente en equilibrio. Sin embargo, algunas veces,  el número de Candida albicans aumenta llevando a que se presente una candidiasis.

Esto puede suceder si usted: 

  • Está tomando antibióticos usados para tratar otros tipos de infecciones. Los antibióticos cambian el equilibrio normal entre los microorganismos en la vagina al disminuir el número de bacterias protectoras.
  • Está en embarazo
  • Es obesa
  • Tiene diabetes 

Una candidiasis no es una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo, algunos hombres presentarán síntomas como prurito y erupción en el pene después de tener contacto sexual con una compañera infectada.

Tener muchas infecciones vaginales por cándida puede ser un signo de otros problemas de salud. Otras infecciones y flujos vaginales se pueden confundir con una candidiasis vaginal. 

Síntomas

Pruebas y exámenes

Se hará un examen pélvico. Puede mostrar hinchazón y enrojecimiento de la piel de la vulva, en la vagina y el cuello uterino. Es posible que el médico detecte manchas blancas y secas en la pared vaginal. Puede haber fisuras en la piel de la vulva.

Se examina una pequeña cantidad de flujo vaginal usando un microscopio (llamado montaje en fresco o examen de hidróxido de potasio [KOH]). 

Algunas veces, se toma un cultivo cuando la infección no mejora con tratamiento o reaparece muchas veces.

El médico puede ordenar otros exámenes para descartar otras causas de los síntomas.

Tratamiento

Los medicamentos para tratar las candidiasis vaginales están disponibles ya sea en cremas vaginales o supositorios y la mayoría puede comprarse sin necesidad de receta.

Tratarse usted mismo en casa probablemente está bien si:

  • Sus síntomas son leves y usted no tiene dolor pélvico o fiebre.
  • Ésta no es su primera candidiasis y no ha tenido muchas de estas infecciones en el pasado.
  • Usted no está embarazada.
  • Usted no está preocupada acerca de otras enfermedades de transmisión sexual por un reciente contacto sexual.

Los medicamentos que usted mismo puede comprar para tratar una candidiasis vaginal son:

  • Miconazol
  • Clotrimazol
  • Tioconazol
  • Butoconazol

Lea los empaques cuidadosamente y úselos de acuerdo con las instrucciones. No deje de usar estos medicamentos antes de lo debido porque sus síntomas hayan mejorado. Usted necesitará tomar el medicamento durante 3 a 7 días, dependiendo de cuál  compre. Si no tiene infecciones repetitivas, un día de medicamento podría funcionar en su caso.

El médico también puede recetar un medicamento llamado fluconazol, una píldora que se toma sólo una vez.

Si sus síntomas son más graves o usted tiene candidiasis vaginal repetitiva, posiblemente necesite:

  • Medicamento hasta por 14 días.
  • Un supositorio vaginal con clotrimazol o una píldora de fluconazol cada semana para prevenir nuevas infecciones.

Para ayudar a prevenir y tratar el flujo vaginal:

  • Mantenga su área genital limpia y seca. Evite el jabón y enjuague sólo con agua. Sentarse en un baño tibio pero no caliente puede aliviarle los síntomas.
  • No tome duchas vaginales. Si bien muchas mujeres se sienten más limpias si toman duchas vaginales después de la menstruación o relación sexual, esto puede realmente empeorar el flujo vaginal debido a que elimina bacterias sanas que recubren la vagina y que están allí para protegerla contra una infección.
  • Tome yogur con cultivos vivos o tabletas de Lactobacillus acidophilus cuando esté tomando antibióticos para evitar una candidiasis vaginal.
  • Use condones para evitar contraer o diseminar infecciones de transmisión sexual (ITS).
  • Evite el uso de aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en el área genital.
  • Evite el uso de pantalones largos o cortos extremadamente apretados, los cuales pueden causar irritación.
  • Use ropa interior de algodón o pantimedias con entrepierna de algodón. Evite la ropa interior hecha de seda o nailon debido a que estos materiales no son muy absorbentes y restringen el flujo de aire. Esto puede incrementar la sudoración en el área genital, lo cual puede ocasionar irritación.
  • Use protectores y no tampones.
  • Si tiene diabetes, mantenga un buen control de los niveles de azúcar en la sangre.

Pronóstico

Con el tratamiento adecuado los síntomas por lo general desaparecen completamente.

Posibles complicaciones

Se pueden presentar infecciones crónicas o recurrentes si usted no recibe el tratamiento apropiado o tiene una afección médica subyacente. Es importante que el médico la examine en busca de enfermedades que puedan llevar a infecciones por hongos, como diabetes.

También se puede presentar una infección secundaria. El rascado intenso puede provocar que el área resulte agrietada, lo que aumenta la probabilidad de contraer una infección. 

Las infecciones repetitivas que se producen inmediatamente después del tratamiento o una candidiasis que no responde a ningún tratamiento, puede ser una señal temprana de VIH.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si:

  • Ésta es la primera vez que usted ha tenido síntomas de una candidiasis vaginal.
  • No tiene certeza de que tenga una candidiasis.
  • Los síntomas no desparecen después de usar medicamentos de venta libre.
  • Los síntomas empeoran.
  • Usted presenta otros síntomas.

Prevención

Evite la humedad excesiva y persistente en el área genital, usando ropa interior o pantimedias con entrepierna de algodón y pantalones anchos. Procure no permanecer con trajes de baño húmedos o con ropa para hacer ejercicio durante mucho tiempo y lávelos después de cada puesta.

Figures

Referencias

Biggs WS, Williams RM. Common gynecologic infections. Prim Care. 2009 Mar;36(1):33-51,

Habif TP. Superficial fungal infections. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology. 5th ed. St. Louis, Mo: Mosby Elsevier; 2009:chap 13.

Eckert LO, Lentz GM. Infections of the lower genital tract: vulva, vagina, cervix, toxic shock syndrome, HIV infections. In: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Comprehensive Gynecology. 5th ed. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier; 2007:chap 22.

Merritt DF. Vulvovaginitis. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 543.

Revision

Last reviewed 11/7/2011 by Linda J. Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington, School of Medicine; Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com