Hernia

Definición

Una hernia es un saco formado por el revestimiento de la cavidad abdominal (peritoneo). El saco pasa a través de un agujero o área débil en la capa fuerte de la pared abdominal que rodea el músculo, denominada fascia.

El tipo de hernia depende de su ubicación:

  • Hernia femoral: es una protuberancia en la parte superior del muslo, justo debajo de la ingle. Este tipo es más común en las mujeres que en los hombres.
  • Hernia hiatal: se presenta en la parte superior del estómago. Una porción de la parte superior del estómago se adentra en el tórax.
  • Hernia quirúrgica o eventración: puede darse a través de una cicatriz si usted ha tenido una cirugía abdominal en el pasado.
  • Hernia inguinal: es una protuberancia en la ingle. Este tipo es más común en los hombres. Puede bajar hasta el escroto.
  • Hernia umbilical: aparece como una protuberancia alrededor del ombligo. Sucede cuando el músculo alrededor del ombligo no se cierra completamente.
Hernia inguinal

Nombres alternativos

Hernia inguinal; Hernia en la ingle; Ruptura; Estrangulación; Encarcelación; Hernia directa e indirecta

Causas

Usualmente, no hay causa obvia para una hernia. Algunas veces, se presentan por levantar objetos pesados, hacer esfuerzo al usar el baño o cualquier actividad que eleve la presión dentro del área abdominal. Las hernias pueden estar presentes al nacer, pero es posible que la protuberancia no sea notoria hasta más adelante en la vida. Algunos pacientes pueden tener antecedentes familiares de hernias.

Los bebés y los niños pueden desarrollar hernias. Esto sucede cuando hay una debilidad en la pared abdominal. Aproximadamente 5 de cada 100 niños presentan hernias inguinales y son más comunes en los varones. Es posible que algunos niños no presenten síntomas hasta la vida adulta.

Cualquier actividad o problema de salud que incremente la presión en el tejido y los músculos de la pared abdominal puede llevar a una hernia, como:

Síntomas

Generalmente no hay síntomas. Algunas personas tienen molestia o dolor. La molestia puede ser peor al pararse, hacer esfuerzo o levantar objetos pesados. Tarde o temprano, la mayoría de las personas se quejará respecto a una protuberancia que es sensible y está creciendo.

Si una hernia se agranda, se puede atascar dentro del orificio y perder su riego sanguíneo, lo cual se denomina estrangulación. Si esto sucede, se necesitará una cirugía urgente.

Pruebas y exámenes

El médico o el personal de enfermería generalmente pueden ver o sentir la hernia cuando lo examinan. Le pueden solicitar que tosa, se agache, puje o que levante algo. La hernia puede agrandarse cuando uno hace esto.

Es posible que la hernia (protuberancia) no sea fácilmente visible en bebés y niños, excepto cuando están llorando o tosiendo.

Se puede hacer una ecografía o tomografías computarizadas para buscar una hernia.

Si usted posiblemente tiene una obstrucción en el intestino, necesitará una radiografía del abdomen

Tratamiento

La cirugía es el único tratamiento con el que se puede reparar una hernia de manera permanente. La cirugía puede tener más riesgo para pacientes con problemas de salud graves.

En la operación, se asegura el tejido debilitado de la pared abdominal (fascia) y se cierra cualquier agujero. En la actualidad, la mayoría de las hernias se cierran con parches de tela para sellar los orificios.

Algunas veces, se necesita cirugía de emergencia. El saco que contiene el intestino u otro tejido puede resultar atascado en el agujero en la pared abdominal. Si éste no puede reintroducirse a través del agujero, esto puede llevar a que se presente estrangulamiento de un asa del intestino. Sin tratamiento, esta porción del intestino muere debido a que pierde su riego sanguíneo.

Hoy en día, las hernias se pueden reparar por medio de una cirugía abierta o con el uso de un laparoscopio (cámara). Las ventajas de usar una cámara comprenden incisiones quirúrgicas más pequeñas, recuperación más rápida y menos dolor después del procedimiento.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico para la mayoría de las hernias generalmente es bueno con tratamiento. Es infrecuente que una hernia reaparezca. Las hernias quirúrgicas tienen mayor probabilidad de retornar.

Posibles complicaciones

En raras ocasiones, la reparación de una hernia inguinal puede dañar las estructuras involucradas en el funcionamiento de los testículos de un hombre.

Otro riesgo de la cirugía de una hernia es el daño a los nervios, que puede llevar a que se presente insensibilidad en el área de la ingle.

Si una parte de la bola quedó atrapada o estrangulada antes de la cirugía, puede llevar a una perforación intestinal o muerte del intestino.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico de inmediato si:

  • Tiene una hernia dolorosa y los contenidos no se pueden reintroducir en el abdomen usando presión suave.
  • Presenta náuseas, vómitos o fiebre junto con la hernia dolorosa.
  • Tiene una hernia que se torna de color rojo, púrpura, oscuro o cambia de color

Llame al médico si:

  • Tiene dolor, inflamación o una protuberancia en la ingle.
  • Tiene una protuberancia o hinchazón en la ingle o el ombligo o que está relacionada con una incisión quirúrgica previa.

Prevención

  • Utilizar técnicas apropiadas para levantar peso.
  • Bajar de peso en caso de sobrepeso.
  • Aliviar o evitar el estreñimiento comiendo mucha fibra, bebiendo mucho líquido, yendo al baño tan pronto se siente ganas y haciendo ejercicio físico regularmente.
  • Los hombres deben acudir al médico si hacen esfuerzo con la micción, ya que esto puede ser un síntoma de un agrandamiento de la próstata.

Figures

Referencias

Turnage RH, Badgwell B. Abdominal wall, umbilicus, peritoneum, mesenteries, omentum, and retroperitoneum. In: Townsend CM, ed. Sabiston Textbook of Surgery. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2012:chap 45.

Revision

Last reviewed 12/10/2012 by Robert A. Cowles, MD, Associate Professor of Surgery, Yale University School of Medicine, New Haven, CT. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, and Stephanie Slon.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com