Vulvovaginitis

Definición

Es una inflamación o infección de la vulva y la vagina.

Nombres alternativos

Vaginitis; Inflamación vaginal; Inflamación de la vagina

Causas

La vulvovaginitis puede afectar a las mujeres de cualquier edad y es muy común. Puede ser causada por bacterias, hongos levaduriformes, virus y otros parásitos. También puede ser producida por algunas infecciones de transmisión sexual (ITS), así como por sustancias químicas variadas que se encuentran en baños de espuma, jabones y perfumes. Los factores ambientales, como una mala higiene y alergenos, también pueden causar esta afección.

La Candida albicans, que produce candidiasis, es una de las causas más comunes de vulvovaginitis en mujeres de todas las edades. El uso de antibióticos puede conducir a infecciones por estos hongos, destruyendo las bacterias antimicóticas normales que habitan la vagina. Las candidiasis por lo general producen prurito genital, un flujo vaginal blanco y espeso y otros síntomas. Para mayor información, ver: candidiasis vaginal.

Otra causa de vulvovaginitis es la vaginosis bacteriana, una proliferación de cierto tipo de bacterias en la vagina. Esta afección puede provocar flujo vaginal gris denso y olor a pescado.

Otra causa común es una enfermedad de transmisión sexual denominada infección de vaginitis por Trichomonas, que produce prurito genital, olor vaginal y un flujo vaginal abundante que puede ser de color amarillo-verdoso o verde.

Los baños de espuma, los jabones, los anticonceptivos vaginales, los aerosoles femeninos y los perfumes pueden producir erupciones pruriginosas irritantes en la zona genital, mientras que la ropa apretada o no absorbente algunas veces causa miliaria o sudamina.

El tejido irritado es más sensible a la infección que el tejido normal, y muchos de los organismos que causan infecciones prosperan en los ambientes que son cálidos, húmedos y oscuros. Todos estos factores no sólo contribuyen a producir la vulvovaginitis, sino que a menudo prolongan el período de recuperación.

La falta de estrógeno en mujeres posmenopáusicas puede producir resequedad vaginal y adelgazamiento de la piel de la vulva y la vagina, lo que también puede exacerbar o producir prurito y ardor genital.

Algunas afecciones cutáneas pueden causar prurito e irritación crónica del área de la vulva. Cuerpos extraños, como tampones perdidos, también pueden causar irritación y prurito en la vulva y flujo con olor fuerte.

La vulvovaginitis inespecífica (no se puede identificar ninguna causa) se puede observar en todos los grupos de edades, pero se presenta con más frecuencia en niñas jóvenes antes de la pubertad. Una vez que se inicia la pubertad, la vagina se hace más ácida, lo que ayuda a prevenir las infecciones.

La vulvovaginits inespecífica puede presentarse en niñas con una higiene genital deficiente y se caracteriza por una secreción maloliente de color marrón verdoso y por la irritación de la abertura de los labios y la vagina. Esta afección se asocia a menudo con la proliferación de un tipo de bacterias que se encuentra típicamente en las heces, las cuales se propagan en ocasiones desde el recto hasta la zona vaginal al limpiarse de atrás hacia adelante después de ir al baño.

Se debe considerar la posibilidad de que haya existido abuso sexual en niñas con infecciones inusuales o episodios recurrentes de vulvovaginitis inexplicable. La Neisseria gonorrheae, el microorganismo que causa la gonorrea, produce vulvovaginitis gonocócica en las niñas jóvenes que tienen exposición sexual. La vaginitis relacionada con gonorrea se considera una enfermedad de transmisión sexual. Si las pruebas de laboratorio confirman este diagnóstico, las niñas pequeñas deben ser evaluadas para ver si hay abuso sexual.

Síntomas

  • Irritación y picazón en el área genital
  • Inflamación (irritación, enrojecimiento e hinchazón) de los labios mayores, labios menores o zona perineal
  • Flujo vaginal
  • Mal olor vaginal
  • Molestia o ardor al orinar

Pruebas y exámenes

Si a usted le han diagnosticado una candidiasis vaginal en el pasado, puede ensayar un tratamiento con productos de venta libre. Sin embargo, si sus síntomas no desaparecen por completo en alrededor de una semana, consulte con el médico, ya que muchas otras infecciones tienen síntomas similares.

El médico llevará a cabo un examen pélvico, el cual puede mostrar áreas rojas y sensibles en la vulva o la vagina.

Por lo general, se realiza una preparación en fresco (evaluación microscópica del flujo vaginal) para identificar una infección vaginal o la proliferación de hongos levaduriformes o bacterias. En algunos casos, en un cultivo de la secreción vaginal se puede identificar el microorganismo causante de la infección.

Se puede recomendar una biopsia del área irritada en la vulva si no hay ningún signo de infección.

Tratamiento

El tratamiento depende de lo que esté causando la infección y puede incluir:

  • Antibióticos por vía oral o aplicados a la piel
  • Crema antimicótica
  • Crema antibacteriana
  • Crema de cortisona
  • Antihistamínico, si la irritación se debe a una reacción alérgica
  • Crema de estrógenos, si la irritación o la inflamación se deben a niveles bajos de estrógeno

Una limpieza apropiada es importante y puede ayudar a prevenir la irritación, particularmente en aquellas personas con infecciones causadas por bacterias que normalmente se encuentran en las heces. Se pueden recomendar baños de asiento.

Con frecuencia, ayuda el hecho de permitir que la zona genital esté más aireada. Aquí están algunos consejos:

  • Use ropa interior de algodón (en lugar de nylon) o ropa interior con forro de algodón en la entrepierna. Esto incrementa el flujo de aire y disminuye la humedad.
  • No use mediapantalón.
  • Use ropa suelta.
  • Duerma sin ropa interior.

Nota: si se diagnostica una infección de transmisión sexual, es muy importante que cualquier otra pareja sexual también reciba tratamiento, incluso así no tenga síntomas. Si su pareja sexual está infectada pero no ha sido tratada, usted está en riesgo de volver a infectarse una y otra vez.

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento adecuado de la infección es normalmente muy efectivo.

Posibles complicaciones

  • Molestia que no desaparece 
  • Infección cutánea (producto de rascarse)
  • Aumento del riesgo de contraer VIH si entra en contacto con el virus cuando tiene una infección o irritación vaginal

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si se presentan síntomas de vulvovaginitis o si la vulvovaginitis diagnosticada no responde al tratamiento.

Prevención

El uso de condón durante la relación sexual puede evitar la mayoría de las infecciones vaginales transmitidas sexualmente. El uso de ropa holgada y adecuadamente absorbente, combinado con una buena higiene de la zona genital también previene muchos casos de vulvovaginitis no infecciosa.

A los niños se les debe enseñar la forma adecuada de limpiar la zona genital al bañarse o ducharse. También es de ayuda limpiarse correctamente con el papel higiénico (las niñas deben limpiarse siempre de adelante hacia atrás para evitar introducir bacterias de la zona del recto a la de la vagina).

Las manos se deben lavar muy bien antes y después de ir al baño.

Figures

Anatomía perineal femenina

Referencias

Eckert LO, Lentz GM. Infections of the lower genital tract:vulva, vagina, cervix, toxic shock syndrome, endometritis, and salpingitis. In: Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, Katz VL, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2012:chap 23.

Merritt DF. Vulvovaginitis. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 543.

McCormack WM. Vulvovaginitis and cervicitis. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 107.

Revision

Last reviewed 5/31/2012 by Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington. Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com