Tratamiento poshospitalario para la distensión de los músculos isquiotibiales

Nombres alternativos

Tirón muscular de los tendones de la corva

Descripción

Una distensión muscular es cuando un músculo resulta demasiado estirado y se rompe. Esta dolorosa lesión también se conoce como un "tirón muscular".

Si se lesionó los músculos isquiotibiales, usted ha sufrido un tirón en uno o más de los músculos de la región posterior de la parte superior de la pierna (muslo).

Más respecto a la distensión de los músculos isquiotibiales

Hay tres niveles de distensiones de los músculos isquiotibiales:

  • Grado 1: tirón o distensión muscular leve
  • Grado 2: desgarro parcial del músculo
  • Grado 3: desgarro muscular completo
El tiempo de recuperación depende del grado de la lesión. Una lesión menor a grado 1 puede sanar en pocos días, mientras que una lesión de grado 3 podría tardar mucho más tiempo en sanar o necesitar cirugía.

Qué se debe esperar

Usted puede esperar inflamación, sensibilidad y dolor después de una distensión de los músculos isquiotibiales. Caminar puede ser doloroso.

Para ayudar a que los músculos isquiotibiales sanen, puede necesitar: 

  • Una férula de rodilla durante un corto período de tiempo.
  • Muletas, si no puede poner ningún peso sobre la pierna.
  • Un vendaje especial envuelto alrededor del muslo (vendaje de compresión).
Los síntomas, como dolor y sensibilidad, pueden durar:  
  • De 2 a 5 días para una lesión de grado 1.
  • Hasta unas pocas semanas o un mes para las lesiones de grado 2 o 3.
Si la lesión está muy cerca del glúteo o la rodilla, o hay muchos hematomas:  
  • Esto puede significar que el músculo isquiotibial fue arrancado del hueso.
  • Usted probablemente será remitido a un médico deportólogo o un traumatólogo (ortopedista).  

Alivio de los síntomas

Siga estos pasos para los primeros días o semanas después de la lesión:

  • Descanso: suspenda cualquier actividad física que cause dolor. Mantenga la pierna lo más quieta posible. Es posible que necesite muletas cuando tenga que moverse.
  • Hielo: coloque hielo en el músculo isquiotibial durante unos 20 minutos, 2 a 3 veces al día. No aplique el hielo directamente sobre la piel.
  • Compresión: un vendaje compresivo o una envoltura pueden reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  • Elevación: cuando esté sentado, mantenga la pierna ligeramente elevada para reducir la hinchazón.
Para el dolor, puede usar ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn) o paracetamol (Tylenol). Puede comprar estos medicamentos para el dolor en la tienda.
  • Hable con su médico antes de usar estos medicamentos si tiene cardiopatía, presión arterial alta, enfermedad renal o ha tenido úlceras gástricas o sangrado interno en el pasado.
  • No tome más de la cantidad recomendada en el envase o por el médico.  

Volver a estar activo

Cuando el dolor haya disminuido lo suficiente, puede comenzar a hacer estiramientos ligeros y actividad física suave. Asegúrese de que el médico lo sepa.

Poco a poco aumente la actividad física, como caminar. Siga los ejercicios que su médico le indicó. A medida que el músculo isquiotibial sana y se fortalece, puede agregar más estiramientos y ejercicios.

Tenga cuidado de no exigirse demasiado o hacerlo demasiado rápido. Una distensión de músculo isquiotibial puede volver a ocurrir o éste se puede desgarrar.

Hable con el médico antes de volver al trabajo o a cualquier actividad física. Regresar a la actividad normal demasiado pronto puede causar una nueva lesión. 

Control

Asista a controles con su médico de 1 a 2 semanas después de la lesión. Según el tipo de lesión, el médico tal vez necesite verlo más de una vez durante el proceso de sanación. 

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si:

  • Presenta entumecimiento o sensación de hormigueo repentinos.
  • Nota un aumento súbito del dolor o la hinchazón.
  • Su lesión no parece estar sanando como se esperaba.

Referencias

Ali K, Leland JM. Hamstring strains and tears in the athlete. Clin Sports Med. 2012 Apr;31(2):263-72.

Vetter CS, Hoch AZ. Hamstrong strain. In: Frontera, WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 2nd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2008:chap 59.

Revision

Last reviewed 6/28/2012 by C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com