Alta tras ictericia del recién nacido

Nombres alternativos

Ictericia del recién nacido - alta; Hiperbilirrubinemia neonatal - alta; Ictericia de la lactancia - alta; Ictericia fisiológica - alta

Cuando su hijo estuvo en el hospital

Su bebé tiene ictericia del recién nacido. Esta afección común es causada por niveles altos de bilirrubina en la sangre. La piel y la esclerótica (parte blanca de los ojos) de su hijo lucirán de color amarillo.

Algunos recién nacidos necesitan tratamiento antes de salir del hospital. Otros posiblemente necesiten regresar al hospital cuando tengan algunos días de vida. El tratamiento en el hospital por lo regular dura de 1 a 2 días. Su hijo necesitará tratamiento si el nivel de bilirrubina está demasiado alto o se está elevando con demasiada rapidez.

Para ayudar a descomponer la bilirrubina, a su hijo lo pondrán bajo luces brillantes (fototerapia) en una cama encerrada y tibia. El niño tendrá sólo un pañal y gafas especiales para los ojos. El bebé puede tener un vía intravenosa (IV) para suministrarle líquidos.

En muy pocas ocasiones, el bebé puede necesitar un tratamiento llamado exanguinotransfusión de doble volemia. Esto se utiliza cuando el nivel de bilirrubina del bebé es muy alto.

A menos que haya otros problemas, su hijo será capaz de alimentarse (amamantando o por medio de biberón) normalmente. Debe alimentarse cada 2 a 2 ½ horas (10 a 12 veces al día).

El médico puede suspender la fototerapia y enviar el niño a su casa cuando el nivel de bilirrubina esté lo suficientemente bajo para ser seguro. El médico necesitará verificar el nivel de bilirrubina de su hijo en su consultorio, 24 horas después de suspender la terapia, para cerciorarse de que el nivel no esté aumentando de nuevo.

Los posibles efectos secundarios de la fototerapia son diarrea acuosa, deshidratación y erupción cutánea que desaparecerá una vez que se suspenda la terapia.

Qué esperar en el hogar

Si su hijo no tenía ictericia al nacer pero la tiene ahora, debe llevarlo al médico cuando tenga 3 días de nacido. Los niveles de bilirrubina generalmente son más altos cuando un recién nacido tiene de 3 a 5 días de vida.

Si el nivel de bilirrubina no está demasiado alto o no está elevándose rápidamente, usted puede hacerle fototerapia en casa con una manta de fibra óptica, que tiene luces brillantes diminutas. También puede usar una cama que emite luz desde el colchón. Una enfermera vendrá a su casa para enseñarle cómo usar la manta o la cama y examinar a su hijo.

La enfermera retornará diariamente para revisar en su hijo:

  • El peso
  • La ingesta de leche materna o de leche marternizada (fórmula)
  • El número de pañales mojados y sucios (con heces)
  • La piel, para ver qué tanto ha bajado (de la cabeza a los pies) el color amarillo
  • El nivel de bilirrubina

Usted debe mantener la fototerapia sobre la piel de su hijo y alimentarlo cada 2 a 3 horas (10 a 12 veces al día). La alimentación previene la deshidratación y ayuda a que la bilirrubina salga del cuerpo.

La terapia continuará hasta que el nivel de bilirrubina de su bebé baje lo suficiente para estar seguro. El pediatra necesitará verificar el nivel de nuevo en 2 a 3 días.

Si usted está teniendo dificultades para amamantar, póngase en contacto con una enfermera especialista en lactancia.

Cuándo llamar al médico

Llame al pediatra si su bebé:

  • Está letárgico (es difícil de despertar), menos sensible o melindroso
  • Está rechazando el biberón o el pecho más de dos alimentaciones consecutivas
  • Está teniendo problemas para amamantarse, está bajando de peso o tiene diarrea acuosa
  • Se está poniendo amarillo en los ojos, el abdomen, los brazos o las piernas
  • Se está poniendo más amarillo (la ictericia está empeorando)
  • Tiene un color amarillo que desaparece, pero luego reaparece después de que se suspende el tratamiento
  • Tiene un color amarillo que dura más de 2 a 3 semanas
  • Usted tiene inquietudes

Figures

Lámpara de ictericia

Referencias

Moerschel SK, Cianciaruso LB, Tracy LR. A Practical Approach to Neonatal Jaundice. American Family Physician. May 2008;77(9).

Revision

Last reviewed 2/21/2013 by Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com