Alcohol y embarazo

Definición

A las mujeres embarazadas se les insiste encarecidamente en que no beban alcohol durante el embarazo.

Se ha demostrado que tomar alcohol estando embarazada causa daño al bebé a medida que se desarrolla dentro del útero. El alcohol consumido durante el embarazo también puede llevar a problemas de salud prolongados y anomalías congénitas.

Nombres alternativos

Tomar alcohol durante el embarazo

Información

Cuando una mujer embarazada bebe alcohol, éste viaja por vía sanguínea y llega a la sangre, los tejidos y los órganos del bebé. El alcohol se descompone mucho más lentamente en el cuerpo del bebé que en un adulto; eso significa que el nivel de alcohol en la sangre del bebé permanece elevado por más tiempo que en la madre. Esto puede perjudicar al bebé y algunas veces puede llevar a que se produzca un daño de por vida.

PELIGROS DEL ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO

Tomar mucho alcohol durante el embarazo puede llevar a un grupo de defectos en el bebé conocido como síndrome de alcoholismo fetal. Los síntomas pueden abarcar:

  • Problemas de comportamiento y atención
  • Anomalías cardíacas
  • Cambios en la forma de la cara
  • Crecimiento deficiente antes y después del parto
  • Problemas con el movimiento y el equilibrio, y tono muscular deficiente
  • Problemas con el pensamiento y el habla
  • Problemas de aprendizaje

Estos problemas de salud son permanentes y pueden ser desde leves hasta graves.

Las complicaciones que se observan en el bebé pueden incluir:

  • Parálisis cerebral
  • Parto prematuro
  • Aborto espontáneo o muerte infantil

¿QUÉ TANTO ALCOHOL ES SEGURO?

No hay ninguna cantidad "segura" conocida de consumo de alcohol durante el embarazo. El consumo de alcohol parece ser más dañino durante los primeros tres meses del embarazo; sin embargo, tomar alcohol en cualquier momento del embarazo puede ser perjudicial.

El alcohol incluye la cerveza, el vino, las bebidas a base de vino y el licor.

Un trago se define como:

  • 12 onzas (340 ml) de cerveza
  • 5 onzas (140 ml) de vino
  • 1.5 (40 ml) onzas de licor

La cantidad que se bebe es tan importante como la frecuencia con la cual se bebe.

  • Incluso si usted no bebe con frecuencia, tomar una gran cantidad una vez puede ser dañino para el bebé.
  • Las borracheras con la bebida (5 o más tragos en una ocasión) incrementan enormemente el riesgo para un bebé de sufrir daño relacionado con el alcohol.
  • Tomar cantidades moderadas de alcohol estando embarazada puede llevar a un aborto espontáneo.
  • Las bebedoras empedernidas (aquellas que toman más de dos bebidas alcohólicas al día) están en mayor riesgo de dar a luz a un hijo con síndrome de alcoholismo fetal.
  • Cuanto más beba usted, más aumentará el riesgo de daño para el bebé.

NO BEBA ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO

Las mujeres que estén embarazadas o que estén tratando de quedar embarazadas deben evitar beber cualquier cantidad de alcohol. La única manera de prevenir el síndrome de alcoholismo fetal es no tomar alcohol durante el embarazo.

Si usted no sabía que estaba embarazada y tomó alcohol, deje de tomarlo tan pronto como se entere de su estado. Cuanto antes deje de beber alcohol, más saludable será su bebé.

Escoja versiones sin alcohol de las bebidas que le gustan.

Si no puede controlar la bebida, evite estar en compañía de otras personas que estén consumiendo alcohol.

Las mujeres embarazadas que padecen alcoholismo deben vincularse a un programa de rehabilitación para el alcoholismo. Igualmente, deben realizarse controles estrictos con un médico.

Las siguientes organizaciones pueden ser de ayuda:

  • National Council on Alcoholism and Drug Dependency (Consejo Nacional sobre el Alcoholismo y la Farmacodependencia): www.ncadd.org
  • Substance Abuse Treatment Facility Locator (Localizador de Centros de Tratamiento para Adicciones): 1-800-662-4357 (findtreatment.samhsa.gov/TreatmentLocator/)

Referencias

Bandstra ES, Accornero VH. Infants of substance-abusing mothers. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 9th ed. St. Louis, Mo: Mosby Elsevier; 2010:chap 38.

Wallen LD, Gleason CA. Perinatal substance abuse. In: Gleason CA, Devaskar SU. Avery's Diseases of the Newborn. 9th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Saunders; 2011:chap 12.

Bertrand J, Floyd LL, Weber MK. Guidelines for identifying and referring persons with fetal alcohol syndrome. MMWR Recomm Rep. 2005 Oct 28;54(RR-11):1-14.

Cunnigham FG, Leveno KL, Bloom SL, et al. Teratology and medications that affect the fetus. In: Cunnigham FG, Leveno KL, Bloom SL, et al, eds. Williams Obstetrics. 22nd ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2005:chap 14.

Committee on Health Care for Underserved Women. Committee Opinion No. 496: At-risk drinking and alcohol dependence: Obstetric andgynecologic implications. Obstet Gynecol 2011;118:383–388.

Revision

Last reviewed 3/11/2014 by Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com