Derivación de arterias periféricas en la pierna

Definición

Es la cirugía para redireccionar el suministro de sangre alrededor de una arteria bloqueada en una de las piernas. Los depósitos de grasa se pueden acumular dentro de las arterias y bloquearlas.

Se utiliza un injerto para reemplazar o esquivar la parte bloqueada de la arteria. El injerto puede ser un tubo plástico o puede ser un vaso sanguíneo tomado del cuerpo (por lo regular de la pierna opuesta) durante la misma cirugía.

Nombres alternativos

Derivación (bypass) aortobifemoral; Derivación femoro-poplítea; Derivación aortobifemoral; Derivación axilobifemoral; Derivación iliobifemoral; Derivación femoro-femoral; Derivación distal de la pierna

Descripción

La cirugía de derivación de arterias periféricas puede hacerse en una o más de las siguientes arterias:

  • La aorta: la arteria principal que viene del corazón.
  • La arteria en la cadera.
  • La arteria en el muslo.
  • La arteria detrás de la rodilla.
  • La arteria en la parte inferior de la pierna.
  • La arteria en la axila.

Durante la cirugía de derivación de cualquier arteria:

  • Usted recibirá medicamento (anestesia) para que no sienta dolor. El tipo de anestesia que reciba dependerá de la arteria que se esté tratando.
  • El cirujano hará un corte por encima de la parte de la arteria que está bloqueada.
  • Después de apartar la piel y el tejido, el cirujano colocará pinzas en cada extremo de la sección bloqueada de la arteria. Luego, se sutura el injerto en el lugar.
  • El cirujano verificará que tenga buena circulación a la parte inferior de la pierna. Le pueden tomar una radiografía llamada arteriografía para verificar que el injerto esté funcionando.

Si a usted le están realizando una cirugía de derivación para tratar las arterias aorta e ilíaca o la aorta y ambas arterias femorales (aortobifemoral):

  • Probablemente le colocarán anestesia general, con lo cual estará inconsciente y no podrá sentir dolor, o también le pueden aplicar anestesia raquídea o epidural. El médico le inyectará un medicamento en la columna vertebral para insensibilizarlo de la cintura para abajo.
  • El cirujano hará una incisión quirúrgica en la parte media del abdomen para llegar a las arterias aorta e ílíaca.

Si le están practicando una cirugía de derivación para tratar la parte inferior de la pierna (femoropoplítea):

  • Le pueden colocar anestesia general, con lo cual estará inconsciente y no podrá sentir dolor. En lugar de ésta, también le pueden aplicar anestesia raquídea o epidural. El médico le inyectará un medicamento en la columna vertebral para insensibilizarlo de la cintura para abajo. A algunas personas les ponen anestesia local y un medicamento para relajarlas. La anestesia local insensibiliza sólo el área en donde se está trabajando.
  • El cirujano hará un corte en la pierna entre la ingle y la rodilla, cerca del bloqueo en la arteria.

Por qué se realiza el procedimiento

Los síntomas de una arteria periférica bloqueada son dolor, molimiento o pesadez en la pierna que empiezan o empeoran cuando usted camina.

Usted tal vez no necesite la cirugía de derivación si estos problemas sólo suceden cuando usted camina y luego desaparecen cuando descansa. Asimismo, posiblemente no necesite esta cirugía si todavía puede realizar la mayoría de sus actividades cotidianas. El médico puede ensayar primero con medicamentos y otros tratamientos.

Las razones para realizar una cirugía de derivación arterial de la pierna son:

  • Tiene síntomas que le impiden realizar sus tareas cotidianas.
  • Los síntomas no mejoran con otro tratamiento.
  • Usted tiene úlceras cutáneas (llagas) o heridas en la pierna que no sanan.
  • Tiene una infección o gangrena en la pierna.
  • Tiene dolor en la pierna a raíz del estrechamiento de las arterias incluso cuando está descansando o en la noche.

Antes de someterse a la cirugía, el médico hará exámenes especiales para ver la magnitud del bloqueo.

Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia son:

Los riesgos de cualquier cirugía son:

Los riesgos para esta cirugía son:

  • La derivación (bypass) no funciona.
  • Daño a un nervio que causa dolor o entumecimiento en la pierna.
  • Daño a órganos cercanos en el cuerpo.
  • Daño al intestino durante la cirugía aórtica.
  • Sangrado excesivo.
  • Infección en la incisión quirúrgica.
  • Lesión a nervios cercanos.
  • Problemas sexuales ocasionados por el daño a un nervio durante una cirugía de derivación aortoilíaca o aortofemoral.
  • La incisión quirúrgica se abre.
  • Necesidad de una segunda cirugía de derivación o una amputación de la pierna.

Antes del procedimiento

El médico llevará a cabo una evaluación física y muchos exámenes médicos

  • La mayoría de las personas necesitan primero un chequeo del corazón y los pulmones antes de someterse a una derivación de arterias periféricas.
  • Si tiene diabetes, será necesario que vea al médico para que le haga un chequeo.

Coméntele siempre al médico o al personal de enfermería qué medicamentos está tomando, incluso fármacos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante las dos semanas antes de la cirugía:

  • Le pueden solicitar que deje de tomar fármacos que dificultan la coagulación de la sangre. Ellos abarcan ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil y Motrin), clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin), naproxeno (Aleve y Naprosyn) y otros fármacos similares.
  • Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
  • Si usted fuma, debe suspenderlo. Pídale ayuda al médico o al personal de enfermería.
  • Siempre hágale saber al médico si tiene un resfriado, gripe, fiebre, brote de herpes o cualquiera otra enfermedad que usted pueda tener antes de la cirugía.

NO coma ni beba nada después de media noche el día antes de la cirugía, ni siquiera agua.

En el día de la cirugía:

  • Tome los medicamentos que el médico le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
  • El médico o el personal de enfermería le dirán a qué hora debe llegar al hospital.

Después del procedimiento

Inmediatamente después de la cirugía, usted irá a la sala de recuperación, donde el personal de enfermería lo vigilará atentamente. Después de eso, irá ya sea a la unidad de cuidados intensivos (UCI) o a un cuarto regular del hospital.

  • Posiblemente necesite estar 1 o 2 días en la cama si la cirugía compromete la gran arteria en el abdomen llamada aorta.
  • La mayoría de las personas permanece en el hospital durante 4 a 7 días.
  • Después de la derivación femoropoplítea, pasará menos tiempo en la UCI o definitivamente no tendrá que ir allí.

Cuando el médico lo autorice, se le permitirá bajarse de la cama. Usted aumentará lentamente la distancia que camina. Cuando esté sentado en una silla, mantenga las piernas elevadas sobre un taburete u otra silla.

El médico y el personal de enfermería verificarán su pulso con regularidad después de la cirugía. La fuerza de su pulso mostrará qué tan bien está funcionando su nuevo injerto de derivación. Mientras esté en el hospital, coméntele inmediatamente al personal de enfermería o al médico si la pierna que fue operada la siente fría, luce pálida o rosada, la siente insensibilizada o si tiene cualquier otro nuevo síntoma.

En caso de necesidad, le darán analgésicos.

Pronóstico

La cirugía de derivación mejora el flujo sanguíneo en las arterias para la mayoría de las personas y tal vez usted ya no vuelva a tener síntomas, ni siquiera cuando camine. Si todavía tiene síntomas, debe ser capaz de caminar mucho más lejos antes de que empiecen.

Si tiene bloqueos en muchas arterias, es posible que sus síntomas no mejoren mucho.

Referencias

Creager MA and Libby P. Peripheral arterial diseases. IN: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, eds Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 61.

 Eisenhauer AC, White CJ, Biatt DL. Endovascular treatment of noncorononary obstructive vascular disease. IN: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 63.

Revision

Last reviewed 1/23/2013 by John A. Daller, MD, PhD, Department of Surgery, Crozer-Chester Medical Center, Chester, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com