Trastorno disfórico premenstrual

Nombres alternativos

TDPM; Síndrome premenstrual (SPM) grave

Definición

Es una afección en la cual una mujer tiene síntomas de depresión graves, irritabilidad y tensión antes de la menstruación. Estos síntomas son más intensos que los que se observan con el síndrome premenstrual (SPM).

El síndrome premenstrual se refiere a una amplia gama de síntomas físicos o emocionales que ocurren de manera característica más o menos de 5 a 10 días antes de que una mujer comience su ciclo menstrual mensual. Estos síntomas generalmente cesan cuando comienza su periodo o poco después.

Causas

No se han encontrado las causas del síndrome premenstrual y del síndrome disfórico premenstrual.

Los cambios hormonales que ocurren durante el ciclo menstrual de una mujer pueden jugar un papel.

El síndrome disfórico premenstrual afecta a entre el 3 y 8% de las mujeres durante los años en que tienen periodos menstruales.

Muchas mujeres con esta afección tienen:

Otros factores que pueden jugar un papel abarcan:

  • Alcoholismo
  • Tener sobrepeso
  • Tomar grandes cantidades de cafeína
  • Tener una madre con antecedentes de este trastorno
  • Falta de ejercicio

Síntomas

Los síntomas del síndrome disfórico premenstrual son similares a los del síndrome premenstrual; sin embargo, generalmente son más graves y debilitantes e incluyen al menos un síntoma relacionado con el estado de ánimo. Los síntomas se presentan durante la semana justo antes del sangrado menstrual y generalmente mejoran al cabo de unos cuantos días después de que comienza el periodo.

Se deben presentar 5 o más de los siguientes síntomas para diagnosticar el síndrome disfórico premenstrual, incluso un síntoma relacionado con el estado de ánimo:

  • Desinterés en las actividades diarias y en las relaciones con los demás
  • Fatiga o decaimiento
  • Sentimiento de tristeza o desesperanza y posibles pensamientos suicidas
  • Sensación de tensión o ansiedad
  • Sentimiento de pérdida de control
  • Deseo vehemente por consumir alimentos o comilonas excesivas
  • Altibajos en el estado de ánimo con períodos de llanto
  • Ataques de pánico
  • Irritabilidad o ira persistente que afecta a otras personas
  • Síntomas físicos como distensión abdominal, sensibilidad en las mamas, dolores de cabeza y dolor muscular o articular
  • Problemas para dormir
  • Problemas para concentrarse

Pruebas y exámenes

El síndrome disfórico premenstrual no se puede diagnosticar con ningún examen físico ni pruebas de laboratorio. Se debe elaborar la historia clínica completa y llevar a cabo un examen físico (incluyendo un examen pélvico) y una evaluación psiquiátrica para descartar otras afecciones.

El hecho de mantener un calendario o un diario de los síntomas puede ayudar a las mujeres a identificar los síntomas más problemáticos y los momentos en que hay mayor probabilidad de que se presenten. Asimismo, esta información puede ayudar al médico a diagnosticar el síndrome disfórico premenstrual y determinar el mejor tratamiento.

Tratamiento

Un estilo de vida saludable es el primer paso para manejar el síndrome disfórico premenstrual.

  • Consuma una alimentación balanceada (con más granos integrales, verduras, frutas y disminución o suspensión del consumo de sal, azúcar, alcohol y cafeína).
  • Haga ejercicio aeróbico regular a lo largo del mes para reducir la intensidad de los síntomas del SPM.
  • Si tiene problemas para dormir, ensaye cambiando los hábitos de sueño antes de tomar medicamentos para el insomnio.

Mantenga un diario o calendario para registrar:

  • El tipo de síntomas que está experimentando
  • La intensidad
  • La duración

Los antidepresivos pueden servir.

La primera opción generalmente es un antidepresivo conocido como inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS). Usted puede tomarlo en la segunda parte de su ciclo hasta que el periodo comience o durante todo el mes. Pregúntele al médico.

La terapia conductual cognitiva (TCC) se puede emplear ya sea con o en lugar de los antidepresivos. Durante esta terapia, usted hace aproximadamente 10 consultas con un profesional en salud mental por algunas semanas.

Otros tratamientos que pueden servir abarcan:

  • Las píldoras anticonceptivas pueden disminuir o incrementar los síntomas del SPM, incluso la depresión.
  • Los diuréticos pueden servir para las mujeres que experimentan aumento significativo de peso debido a la retención de líquidos.
  • Se pueden recomendar suplementos nutricionales, como la vitamina B6, el calcio y el magnesio.
  • Otros medicamentos (como el Depo-Lupron) inhiben los ovarios y la ovulación.
  • Se pueden prescribir analgésicos, como ácido acetilsalicílico (aspirin) o ibuprofeno, para el dolor de cabeza, el dolor de espalda, los cólicos menstruales y la sensibilidad en las mamas.

Expectativas (pronóstico)

Después del diagnóstico y tratamiento apropiados, la mayoría de las mujeres con síndrome disfórico premenstrual sienten que sus síntomas desaparecen o caen a niveles tolerables.

Posibles complicaciones

Los síntomas del síndrome disfórico premenstrual pueden volverse tan intensos que interfieren con la vida diaria de una mujer. Las mujeres que sufren de depresión pueden presentar síntomas peores durante la segunda mitad de su ciclo menstrual y pueden requerir cambios en sus medicamentos.

Algunas mujeres con síndrome disfórico premenstrual han tenido pensamientos suicidas. El suicidio en mujeres con depresión es mucho más probable que ocurra durante la segunda mitad del ciclo menstrual.

El síndrome disfórico premenstrual puede estar asociado con trastornos en la alimentación y el tabaquismo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame inmediatamente al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o a una línea local de manejo de crisis si está teniendo pensamientos suicidas.

Solicite una cita con el médico si:

  • Los síntomas no mejoran con los cuidados personales.
  • Los síntomas interfieren con la vida diaria.

Referencias

Vigod SN. Understanding and treating premenstrual dysphoric disorder: an update for the women's health practitioner. Obstet Gynecol Clin North Am. 2009;36:907-924, xii.

Lentz GM. Primary and secondary dysmenorrhea, premenstrual syndrome, and premenstrual dysphoric disorder: etiology, diagnosis, management. In: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2012:chap 36.

Revision

Last reviewed 11/8/2012 by Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com