Cambios en el sistema nervioso con la edad

Información

El cerebro y el sistema nervioso son el centro de control del cuerpo. Controlan los movimientos de su cuerpo, sus sentidos, sus pensamientos y sus recuerdos. También controlan los órganos como el corazón y los intestinos.

Los nervios son los caminos que llevan señales desde y hacia el cerebro y el resto de su cuerpo. La médula espinal es el manojo de nervios que va desde el cerebro bajando por el centro de la espalda. Los nervios se extienden desde la médula espinal a cada parte del  cuerpo.

Cambios con la edad y sus efectos en el sistema nervioso 

A medida que usted envejece, el cerebro y sistema nervioso pasan por cambios naturales. El cerebro y la médula espinal pierden peso y neuronas (atrofia). Las neuronas pueden comenzar a transmitir mensajes más lentamente que en el pasado. Los productos de desecho se pueden acumular en el tejido cerebral, a medida que las neuronas se descomponen, lo cual puede causar la formación de cambios anormales llamados placas y ovillos neurofibrilares. Un pigmento graso de color marrón (lipofuscina) también se puede acumular en el tejido nervioso. 

La descomposición de los nervios puede afectar los sentidos. Se podría presentar reducción o pérdida de los reflejos o la sensibilidad, lo cual lleva a problemas con el movimiento y la seguridad.

La reducción en el pensamiento, la memoria y la capacidad cognitiva es una parte normal del envejecimiento. Estos cambios no son iguales en todas las personas. Algunas presentan muchos cambios en los nervios y en el tejido cerebral, mientras que otras tienen pocos. Estos cambios no siempre están relacionados con efectos en su capacidad para pensar.

Problemas en el sistema nervioso en las personas mayores 

La demencia y la pérdida importante de la memoria no son una parte normal del envejecimiento; pueden ser causadas por enfermedades cerebrales, como el mal de Alzheimer, el cual los médicos piensan que se debe a placas y ovillos neurofibrilares que se forman en el cerebro y a la acumulación de lipofuscina.

El delirio es una confusión grave y repentina que lleva a cambios en el comportamiento y el pensamiento. Con frecuencia, se debe a enfermedades que no tienen relación con el cerebro. Una infección puede provocar que una persona resulte gravemente confundida. Ciertos medicamentos también pueden causar esto.

Los problemas de pensamiento y comportamiento también pueden ser causados por una diabetes mal controlada. La elevación y disminución de los niveles de azúcar en la sangre puede interferir con el pensamiento.

Converse con el médico respecto a cambios en la memoria, el pensamiento o la capacidad para realizar una tarea. Busque ayuda de inmediato si estos síntomas ocurren de manera súbita o junto con otros síntomas. Un cambio en la capacidad cognitiva, la memoria o el comportamiento es importante si difiere de los patrones normales o si afecta su estilo de vida.

Prevención

El ejercicio físico y mental puede ayudar al cerebro a mantenerse despierto. Los ejercicios mentales abarcan: lectura, hacer crucigramas y conversaciones estimulantes. El ejercicio físico favorece la circulación al cerebro y también reduce la pérdida de neuronas.

A medida que usted envejezca, experimentará otros cambios, entre ellos:

Figures

Cerebro y sistema nerviosoMal de Alzheimer

Referencias

Minaker KL. Common clinical sequelae of aging. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 24.

Reichman WE, Cummings JL. Dementia. In: Duthie EH, Katz PR, Malone ML, eds. Practice of Geriatrics. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 25.

Rudolph JL, Marcantonio ER. Delirium. In: Duthie EH, Katz PR, Malone ML, eds. Practice of Geriatrics. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 26.

Revision

Last reviewed 11/10/2012 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com