Resonancia magnética del tórax

Definición

Es un examen imagenológico que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del área pectoral o torácica. No emplea radiación (rayos X).

Ver también: resonancia magnética (RM).

Nombres alternativos

Resonancia magnética nuclear del tórax; Imágenes por resonancia magnética (IRM) del tórax; RMN del tórax; Resonancia magnética del tórax; IRM torácica

Forma en que se realiza el examen

A usted le pueden solicitar que use una bata de hospital o prendas de vestir sin broches metálicos (como pantalones de sudadera y una camiseta). Ciertos tipos de metal pueden causar imágenes borrosas o puede ser peligroso tenerlos en el cuarto donde está el escáner.

Usted se acostará sobre una mesa angosta, la cual se desliza dentro de un tubo grande similar a un túnel.

Algunos exámenes requieren de un tinte especial (medio de contraste). El tinte por lo regular se administra antes del examen a través de una vena (IV) en la mano o el antebrazo. Este medio de contraste ayuda al radiólogo a observar ciertas áreas más claramente.

Durante la resonancia magnética, la persona que opera la máquina lo vigilará desde otro cuarto. El examen casi siempre dura de 30 a 60 minutos, pero puede demorar más tiempo.

Preparación para el examen

A usted se le puede solicitar no comer ni beber nada durante un período de 4 a 6 horas antes del examen.

Si usted le teme a espacios cerrados (sufre de claustrofobia), coméntele al médico. Le pueden dar un medicamento para ayudarlo a que le dé sueño y que esté menos ansioso, o el médico puede recomendar una resonancia magnética “abierta”, en la cual la máquina no está tan cerca del cuerpo.

Antes del examen, coméntele al médico si usted tiene:

  • Clips para aneurisma cerebral
  • Ciertos tipos de válvulas cardíacas artificiales
  • Desfibrilador o marcapasos cardíaco
  • Implantes en el oído interno (cocleares)
  • Nefropatía o diálisis (posiblemente no pueda recibir el medio de contraste)
  • Articulaciones artificiales recientemente puestas
  • Ciertos tipos viejos de stents (endoprótesis vasculares)
  • Ha trabajado con láminas de metal en el pasado (puede necesitar exámenes para verificar si tiene partículas de metal en los ojos)

Debido a que el equipo para la resonancia magnética contiene imanes potentes, no se permiten objetos de metal dentro de la sala donde está el escáner.

  • Lapiceros, navajas y anteojos pueden salir volando a través del cuarto.
  • Artículos como joyas, relojes, tarjetas de crédito y audífonos pueden dañarse.
  • Los prendedores, los ganchos para el cabello, las cremalleras metálicas u otros artículos metálicos similares pueden distorsionar las imágenes.
  • Las prótesis dentales removibles se deben retirar justo antes del examen.

Lo que se siente durante el examen

Una resonancia magnética no causa dolor. Si usted tiene dificultad para permanecer quieto o está muy nervioso, se le puede dar un medicamento para relajarlo. El movimiento excesivo puede ocasionar errores e imágenes borrosas en la resonancia.

La mesa puede estar dura o fría, pero usted puede solicitar una frazada o una almohada. Dado que la máquina emite ruidos sordos o zumbidos fuertes al encenderse, se pueden usar protectores de oídos con el fin de reducir el ruido.

Un intercomunicador en el cuarto le permite a usted hablar con alguien en cualquier momento. Asimismo, algunos equipos para resonancia magnética tienen televisores y audífonos especiales que usted puede utilizar para ayudar a pasar el tiempo.

No hay un período de recuperación, a menos que le hayan dado un medicamento para relajarlo. Después de una resonancia magnética, usted puede reanudar la dieta, las actividades y los medicamentos normales.

Razones por las que se realiza el examen

Una resonancia magnética del tórax proporciona imágenes detalladas de los tejidos dentro del área torácica.

La resonancia magnética del tórax se puede hacer por las siguientes razones:

  • Como una alternativa a la angiografía o para evitar la exposición repetitiva a la radiación
  • Aclarar hallazgos de radiografías o tomografías computarizadas previas
  • Diagnosticar tumores anormales en el tórax
  • Evaluar el flujo sanguíneo
  • Mostrar ganglios linfáticos y vasos sanguíneos
  • Mostrar las estructuras torácicas desde múltiples ángulos
  • Ver si el cáncer del tórax se ha diseminado a otras partes del cuerpo, lo cual se denomina estadificación. La estadificación ayuda a guiar el tratamiento y control futuros y da alguna idea de qué esperar más adelante.
  • Diferenciar entre tumores y tejido normal

Valores normales

Un resultado normal significa que el área del tórax tiene apariencia normal.

Significado de los resultados anormales

Una resonancia magnética del tórax anormal puede deberse a:

Consulte con el médico si tiene alguna pregunta e inquietud.

Riesgos

La resonancia magnética no contiene ninguna radiación y, hasta la fecha, no se ha informado de efectos secundarios a causa de los campos magnéticos y las ondas de radio.

El tipo de medio de contraste (tinte) utilizado más común es el gadolinio, el cual es muy seguro. Las reacciones alérgicas a esta sustancia rara vez ocurren. Sin embargo, el gadolinio puede ser dañino para pacientes con problemas renales que requieran diálisis. Si usted tiene problemas en el riñón, por favor coméntele al médico antes del examen.

Los fuertes campos magnéticos que se crean durante una resonancia magnética pueden provocar que los marcapasos cardíacos y otros implantes no funcionen igual de bien. También pueden provocar que otros pedazos de metal dentro del cuerpo se desplacen o cambien de posición.

Consideraciones

Actualmente, la resonancia magnética no se considera una herramienta valiosa para reconocer o vigilar cambios ligeros en el tejido pulmonar, ya que los pulmones contienen principalmente aire y es difícil tomarles imágenes.

Las desventajas de la resonancia magnética abarcan:

  • Costo alto
  • Duración prolongada del examen
  • Sensibilidad al movimiento

Figures

Referencias

Gotway MB, Elicker BM. Radiographic techniques. In: Mason RJ, Broaddus CV, Martin TR, et al. Murray & Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 5th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 19.

Stark P. Imaging in pulmonary disease. In: Goldman L,Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2011:chap 84.

Revision

Last reviewed 9/1/2012 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com