Tiempo de sangría

Definición

Es un examen de sangre que analiza qué tan rápido se cierran los vasos sanguíneos pequeños en la piel para detener el sangrado.

Forma en que se realiza el examen

El esfigmomanómetro para medir la presión arterial se infla alrededor del brazo. Mientras el esfigmomanómetro está alli, el médico hace dos pequeñas incisiones en la parte inferior del brazo. Estas incisiones tienen solamente la profundidad suficiente para causar una pequeña cantidad de sangrado.

El esfigmomanómetro se desinfla inmediatamente. Se tocan con papel secante las incisiones cada 30 segundos hasta que el sangrado se detiene. El médico registra el tiempo que toma para que se detenga el sangrado de las heridas.

Preparación para el examen

Ciertos medicamentos pueden cambiar los resultados del examen. Siempre coméntele al médico qué medicamentos está tomando, incluso aquellos que no necesiten receta médica. Los medicamentos que pueden incrementar los tiempos de sangría abarcan dextran, antinflamatorios no esteroides (AINES) y salicilatos (incluyendo ácido acetilsalicílico).

Es probable que el médico le solicite dejar de tomar ciertos medicamentos algunos días antes del examen. Sin embargo, nunca suspenda ningún medicamento sin consultarlo primero con el médico.

Lo que se siente durante el examen

Las pequeñas incisiones son muy superficiales y muchas personas dicen que se sienten como un rasguño en la piel.

Razones por las que se realiza el examen

Este examen ayuda a diagnosticar problemas de sangrado.

Valores normales

El sangrado normalmente se detiene entre 1 y 9 minutos, sin embargo, los valores pueden variar de un laboratorio a otro.

Significado de los resultados anormales

El tiempo de sangría más prolongado de lo normal puede deberse a:

Trastornos adicionales bajo los cuales puede realizarse el examen:

Riesgos

Existe un riesgo muy bajo de infección donde ha habido perforación de la piel y es poco común que se presente un sangrado excesivo.

Figures

Referencias

Schmaier AH. Laboratory evaluation of hemostatic and thrombotic disorders. In: Hoffman R, Benz EJ Jr., Shattil SJ, et al, eds. Hoffman Hematology: Basic Principles and Practice. 5th ed. Philadelphia, Pa: Churchill Livingstone Elsevier; 2008:chap 122.

Schafer A. Hemorrhagic disorders: Approach to the patient with bleeding and thrombosis. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 178.

Revision

Last reviewed 2/28/2011 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; and Yi-Bin Chen, MD, Leukemia/Bone Marrow Transplant Program, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com