Dolor cervical

Definición

Es una molestia en cualquiera de las estructuras del cuello, entre ellas, los músculos, los nervios, los huesos (vértebras) y los discos intervertebrales.

Nombres alternativos

Dolor de cuello; Rigidez en el cuello o cervical

Consideraciones

Cuando su cuello presenta dolor, es posible que usted tenga dificultad para moverlo, especialmente girarlo hacia un lado. Muchas personas describen esto como tener cuello rígido.

Si el dolor de cuello compromete los nervios, se puede sentir entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo, la mano o en otra parte.

Causas

Una causa común del dolor cervical es la tensión o distensión muscular y, por lo general, las actividades diarias son las responsables. Tales actividades son, entre otras: 

  • Agacharse sobre un escritorio durante horas.
  • Tener una mala postura mientras ve televisión o lee.
  • Colocar el monitor de la computadora demasiado alto o demasiado bajo.
  • Dormir en una posición incómoda.
  • Torcer y girar el cuello con sacudones mientras hace ejercicio. 

Las caídas o accidentes extremos pueden causar lesiones cervicales graves, como fracturas de las vértebras, latigazo cervical, lesión de los vasos sanguíneos e incluso parálisis.

Otras causas abarcan:

Cuidados en el hogar

En el caso de causas de dolor cervical menores y comunes:

  • Tome analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).
  • Aplique calor o hielo en el área del dolor. Use hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego aplique calor. Este último se puede aplicar con duchas calientes, compresas calientes o almohadillas térmicas. Para prevenir una lesión a la piel, no se duerma con una almohadilla térmica ni una bolsa de hielo puestas.
  • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir la inflamación.
  • Realice ejercicios de rango de movimiento lentamente: arriba y abajo, de lado a lado y acercando cada oreja al hombro del mismo lado. Esto ayuda a estirar suavemente los músculos del cuello.
  • Procure que un compañero le dé un masaje suave en las áreas afectadas por el dolor.
  • Pruebe durmiendo en un colchón firme sin almohada o con una almohada especial para el cuello.
  • Pregúntele al médico respecto al uso de un collarín cervical suave para aliviar la molestia. No lo use por mucho tiempo. Hacer esto puede provocar que los músculos del cuello se debiliten.

Posiblemente sea necesario reducir la actividad sólo durante el primer par de días; luego reanude lentamente sus actividades habituales. No realice actividades que impliquen el levantamiento de objetos pesados o torcer la espalda o el cuello durante las primeras 6 semanas después de que empiece el dolor. Después de 2 a 3 semanas, reanude lentamente el ejercicio. Un fisioterapeuta puede ayudarle a decidir cuándo empezar los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.

No haga lo siguiente al comienzo de la recuperación, a menos que el médico o el fisioterapeuta le digan que no hay problema:

  • Trote deportivo
  • Fútbol americano
  • Golf
  • Ballet
  • Levantamiento de pesas
  • Levantamiento de piernas al acostarse boca abajo
  • Abdominales con las piernas estiradas (en lugar de las rodillas dobladas)

Cuándo contactar a un profesional médico

Busque ayuda médica inmediata si:

  • Tiene fiebre y dolor de cabeza, y si el cuello está tan rígido que no puede tocarse el pecho con el mentón. Esto puede ser meningitis. Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o vaya a un hospital.
  • Tiene síntomas de un ataque cardíaco, como dificultad para respirar, sudoración, náuseas, vómitos o dolor en el brazo o la mandíbula.

Llame al médico si:

  • Los síntomas no desaparecen en una semana con cuidados personales.
  • Presenta entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo o en la mano.
  • El dolor en el cuello fue causado por una caída, un golpe o una lesión (si usted no puede mover el brazo o la mano, procure que alguien más llame al número local de emergencias, como el 911).
  • Presenta inflamación de los ganglios o una protuberancia en el cuello.
  • El dolor no desaparece con dosis regulares de analgésicos de venta libre.
  • Tiene dificultad para deglutir o respirar junto con el dolor en el cuello.
  • El dolor empeora cuando usted se acuesta o lo despierta en la noche.
  • El dolor es tan fuerte que usted no puede estar cómodo.
  • Pierde el control de esfínteres.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico o el personal de enfermería llevarán a cabo un examen físico y harán preguntas detalladas acerca del dolor de cuello, que incluyen la frecuencia con la cual ocurre y su intensidad. Otras preguntas pueden abarcar:

  • ¿Se localiza el dolor en la parte frontal, posterior o lateral del cuello?
  • ¿Afecta ambos lados por igual?
  • ¿Cuándo apareció el dolor cervical por primera vez?
  • ¿Está presente todo el tiempo o aparece y luego desaparece?
  • ¿Puede tocarse el pecho con el mentón?
  • ¿Qué hace que el cuello se sienta mejor? ¿Qué lo hace empeorar?
  • ¿Presenta debilidad o rigidez cervical?
  • ¿Tiene otros síntomas como entumecimiento, hormigueo o debilidad en un brazo o una mano?
  • ¿Presenta inflamación de los ganglios o una protuberancia en el cuello?

Sus respuestas le ayudan al médico a determinar la causa del dolor de cuello y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples como hielo, analgésicos suaves, fisioterapia y ejercicios apropiados. La mayoría de las veces, el dolor de cuello mejorará en 4 a 6 semanas usando estos métodos.

El médico o el personal de enfermería probablemente no ordenarán ningún examen durante la primera consulta, a menos que usted tenga síntomas o una historia clínica que sugieran un tumor, infección, fractura o un trastorno neurológico grave. En ese caso, se pueden hacer los siguientes exámenes:

Si el dolor se debe a un espasmo muscular o el pinzamiento de un nervio, es probable que el médico prescriba un relajante muscular y posiblemente un analgésico más potente. Los medicamentos de venta libre a menudo funcionan igual de bien que los medicamentos que necesitan receta. Es posible que el médico prescriba un collar cervical o, si hay un daño a un nervio, puede remitirlo a consulta con un neurólogo o un neurocirujano.

Si el médico o el personal de enfermería piensan que el dolor cervical puede deberse a meningitis, lo enviarán a una sala de emergencias para realizarle exámenes y tratamiento adicionales.

Prevención

Las siguientes medidas pueden prevenir el dolor cervical o ayudar a que su dolor en el cuello mejore:

  • Utilizar técnicas de relajación y ejercicio regular para prevenir estrés y tensión en los músculos del cuello.
  • Aprender ejercicios de estiramiento para el cuello y la parte superior del cuerpo. Haga estiramiento todos los días, especialmente antes y después del ejercicio. Un fisioterapeuta puede enseñarle estos ejercicios.
  • Adoptar una buena postura, especialmente si se sienta frente a un escritorio todo el día. Mantenga la espalda apoyada. Ajuste el monitor de la computadora al nivel de los ojos, con lo cual se evita mirar continuamente hacia arriba o hacia abajo.
  • Si usted trabaja con una computadora, estire el cuello cada hora más o menos.
  • Utilizar un juego de audífonos cuando está al teléfono, especialmente si el hecho de responder o usar este aparato es parte fundamental del trabajo.
  • Al leer o teclear documentos en el escritorio, colóquelos en un sujetador al nivel de los ojos.
  • Evaluar las condiciones de sueño. Asegúrese de que la almohada esté brindando el apoyo apropiado y cómodo para el cuello y la cabeza. Es probable que requiera una almohada especial para el cuello. Asimismo, verifique que el colchón sea lo suficientemente firme.
  • Utilizar cinturones de seguridad y cascos para bicicleta con el fin de prevenir lesiones.

Figures

Referencias

Cheng JS, McGirt MJ, Degin C. Neck pain. In: In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, et al., eds. Kelly’s Textbook of Rheumotology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 45.

Devereaux MW. Neck pain. Med Clin North Am. 2009;93:273-284.

Gross A, Miller J, D'Sylva J, et al. Manipulation or mobilisation for neck pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Jan 20;(1):CD004249.

Revision

Last reviewed 4/16/2013 by C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com