Vacuna contra la polio

Definición

La vacuna antipoliomielítica protege contra la poliomielitis, una enfermedad grave que lleva a que se presente pérdida del movimiento (parálisis).

Nombres alternativos

Vacuna antipoliomielítica inactivada (VAPI); Vacuna de Salk; Vacuna antipoliomielítica; VAP; Vacunación contra la polio

Información

La polio es causada por el virus de la poliomielitis.

La vacuna se llama vacuna antipoliomielítica inactivada o VAPI en forma abreviada.

La vacuna contiene una forma muerta (inactiva) del virus de la polio. La vacuna no puede causar la poliomielitis. Después de recibir la vacuna, el cuerpo aprende a atacar el virus de la polio si la persona está expuesta a éste. En consecuencia, es muy poco probable que la persona se enferme de polio.

QUIÉN DEBE RECIBIR ESTA VACUNA

La polio ya no se presenta en los Estados Unidos, pero sigue siendo común en otras áreas del mundo. Debido a que los viajes internacionales pueden propagar la enfermedad, vacunarse contra la poliomielitis aún es importante.

La vacuna antipoliomielítica inactivada es una de las vacunas infantiles recomendadas. Casi todos los estados (de los Estados Unidos) exigen prueba de que un niño ha recibido esta vacuna antes de comenzar la escuela. 

Los niños deben recibir cuatro dosis (inyecciones) de la vacuna antipoliomielítica inactivada. Se debe recibir dosis a cada una de las siguientes edades: 

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 a 18 meses
  • 4 a 6 años

Los niños que hayan recibido tres dosis de esta vacuna antes de los 4 años de edad deben recibir una cuarta dosis antes o en el momento de comenzar la escuela. No es necesaria la cuarta dosis si la tercera dosis se recibió después de los 4 años de edad.

La vacuna antipoliomielítica inactivada se administra mediante una inyección sola o se puede combinar con otras vacunas y administrarse como una sola inyección. El médico le puede decir cuál es la vacuna adecuada para su hijo.

A los adultos no se les aplica una vacuna antipoliomielítica de refuerzo, a menos que probablemente vayan a estar en lugares donde se sabe que se presenta esta enfermedad.

QUIÉN NO DEBE RECIBIR ESTA VACUNA 

  • La vacuna contra la polio por lo regular no se recomienda para las personas mayores de 18 años. Las excepciones son los trabajadores de la salud, los técnicos de laboratorios u otras personas expuestas al virus que no hayan sido vacunadas.
  • Las personas que recibieron una dosis de la vacuna y presentaron una alergia a raíz de esto.
  • Las personas que son muy alérgicas a los antibióticos neomicina, estreptomicina o polimixina B. La vacuna contiene pequeñas cantidades de estos antibióticos.
  • A las personas que estén enfermas de algo más grave que un resfriado o que tengan fiebre se les debe reprogramar su vacuna hasta después de que se hayan recuperado.

EFECTOS SECUNDARIOS

La mayoría de las personas que reciben la vacuna antipoliomielítica inactivada no tienen problemas posteriores. Puede haber dolor leve y enrojecimiento en el lugar de la inyección. Los problemas graves a raíz de esta vacuna son poco frecuentes y se deben principalmente a reacciones alérgicas a partes de ella.

Coméntele al médico si usted o su hijo tuvieron problemas con la primera dosis (inyección) de la vacuna antes de programarle la segunda.

LLAME AL MÉDICO SI: 

  • No está seguro de si una persona debe recibir la vacuna antipoliomielítica inactivada (VAPI).
  • Se presentan una reacción alérgica u otros síntomas después de recibir la vacuna.
  • Tiene preguntas o inquietudes sobre la vacuna.

Figures

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention. Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) Recommended Immunization Schedules for Persons Aged 0 Through 18 Years and Adults Aged 19 Years and Older - United States, 2013. MMWR. 2013;62(Suppl1):1-19.

Centers for Disease Control and Prevention. Vaccine safety and adverse events. Available at http://www.cdc.gov/vaccines/vac-gen/safety/default.htm. Accessed April 19, 2013.

Orenstein WA, Atkinson WL. Immunization. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2011:chap 17.

Revision

Last reviewed 2/21/2013 by Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com