Tricomoniasis

Definición

Es una infección de transmisión sexual causada por el parásito Trichomonas vaginalis.

Nombres alternativos

Vaginitis por tricomonas; Infección vaginal por tricomonas; Vaginitis por tricomonas (ETS); Vaginitis por tricomonas (ITS); Vaginitis por tricomonas (infección transmitida sexualmente)

Causas

La tricomoniasis se encuentra en todo el mundo y en los Estados Unidos, el mayor número de casos se observa en mujeres entre los 16 y 35 años de edad. La Trichomonas vaginalis se disemina a través de la relación sexual con un compañero infectado. Esto incluye relación sexual del pene a la vagina o contacto de vulva a vulva. El parásito no puede sobrevivir en la boca o en el recto.

La enfermedad puede afectar tanto a hombres como a mujeres, pero los síntomas difieren entre los dos grupos. La infección generalmente no causa síntomas en los hombres y desaparece espontáneamente en unas cuantas semanas.

Síntomas

Mujeres:

  • Molestia durante la relación sexual
  • Prurito o picazón en el interior de los muslos
  • Secreción vaginal (amarillenta, verdosa o espumosa)
  • Prurito vaginal
  • Hinchazón de los labios o prurito vulvar
  • Olor vaginal (olor fétido o fuerte)

Hombres:

  • Ardor después de orinar o eyacular
  • Prurito o picazón en la uretra
  • Ligera secreción de la uretra

Ocasionalmente, algunos hombres con tricomoniasis pueden presentar prostatitis o epididimitis a raíz de la infección.

Pruebas y exámenes

En mujeres, un examen pélvico muestra ronchas rojas en la pared vaginal o cuello uterino. Una preparación en fresco (evaluación microscópica de la secreción) puede mostrar signos de inflamación u organismos causantes de la infección en los flujos vaginales. La afección también se puede diagnosticar con una citología vaginal.

En hombres, la enfermedad puede ser difícil de diagnosticar. Los hombres se tratan si la infección se diagnostica en cualquiera de las compañeras sexuales. Los hombres también se pueden tratar si presentan síntomas continuos de ardor o picazón en la uretra, a pesar del tratamiento para la gonorrea y la clamidia.

Tratamiento

El antibiótico metronidazol se emplea comúnmente para curar la infección. Igualmente, se puede usar un nuevo fármaco llamado tinidazol.

No debe consumir alcohol mientras esté tomando este medicamento ni durante las 48 horas posteriores. Hacer esto puede causarle náuseas, dolor abdominal y vómitos intensos.

Evite las relaciones sexuales hasta terminar el tratamiento. Las parejas sexuales deben recibir tratamiento al mismo tiempo, incluso si no presentan síntomas. Si le han diagnosticado una infección de transmisión sexual, le deben hacer exámenes para otras infecciones.

Expectativas (pronóstico)

Con tratamiento apropiado, es probable que el pronóstico sea excelente.

Posibles complicaciones

La infección prolongada puede causar cambios en el tejido del cuello uterino. Estos cambios se pueden observar en una citología vaginal de rutina. En tales casos, debe darse inicio al tratamiento y repetir la citología de tres a seis meses más tarde.

El tratamiento de la tricomoniasis ayuda a prevenir la diseminación de la enfermedad a las parejas sexuales. La tricomoniasis es común entre personas con VIH.

Esta afección en mujeres embarazadas ha estado asociada con partos prematuros, pero se necesita más investigación. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si se observa una irritación o secreción vaginal inusuales.

Igualmente, solicite una cita con el médico si sospecha de haber estado expuesto a la enfermedad.

Prevención

Una relación sexual monógama con una pareja sana y conocida puede ayudar a reducir el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual, entre ellas la tricomoniasis.

A excepción de la abstinencia total, los condones siguen siendo la mejor protección y la más confiable contra las infecciones de transmisión sexual y se deben usar de manera constante y correcta para que sean eficaces.

Figures

Corte transversal de anatomía uterina normal

Referencias

Schwebke JR. Trichomonas vaginalis. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 281.

Telford SR III, Krause PJ. Babesiosis and other protozoan diseases. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 361.

Revision

Last reviewed 10/6/2012 by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com