Prostatitis bacteriana

Definición

La prostatitis es la hinchazón e irritación de la glándula prostática. Cuando es causada por una infección con bacterias, se denomina prostatitis bacteriana.

  • La prostatitis bacteriana aguda comienza rápidamente.
  • La prostatitis bacteriana crónica dura 3 meses o más.

La irritación continua de la próstata que no es causada por bacterias se denomina prostatitis abacteriana crónica.

Nombres alternativos

Prostatitis bacteriana crónica; Prostatitis aguda

Causas

La prostatitis casi siempre es causada por una infección bacteriana de la glándula prostática. Cualquier bacteria que pueda causar una infección urinaria puede producir una prostatitis bacteriana aguda. 

Algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden causar prostatitis bacteriana, entre ellas clamidiagonorrea. Las enfermedades de transmisión sexual tienen mayor probabilidad de presentarse a raíz de:

  • Ciertas prácticas sexuales, como tener relaciones sexuales anales sin usar un condón.
  • Tener muchas parejas sexuales.

En hombres mayores de 35 años, la E. coli y otras bacterias comunes por lo regular causan prostatitis. Este tipo de prostatitis puede presentarse después de:

Asimismo, la prostatitis aguda puede ser causada por problemas con la uretra o la próstata, tales como:

Los hombres de 50 años o más que tienen agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna) presentan un mayor riesgo de sufrir prostatitis. La glándula prostática puede obstruirse, lo que facilita la proliferación de las bacterias. Los síntomas de prostatitis crónica pueden ser muy similares a un agrandamiento de la glándula prostática.

Síntomas

Los síntomas de la prostatitis aguda pueden comenzar rápidamente e incluir:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Enrojecimiento de la piel

Los síntomas de la prostatitis crónica son similares, pero no tan graves. Por lo general, comienzan más lentamente. Algunas personas no tienen síntomas entre los episodios de prostatitis.

Los síntomas urinarios abarcan:

  • Sangre en la orina
  • Ardor o dolor al orinar (disuria)
  • Fiebre, escalofríos, sofoco
  • Dificultad para iniciar la micción o vaciar la vejiga 
  • Orina de olor fétido
  • Chorro urinario débil

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad son:

  • Dolor o malestar en el abdomen por encima del hueso púbico, en la región lumbar, en el área entre los genitales y el ano, o en los testículos  
  • Dolor con la eyaculación o sangre en el semen
  • Dolor con las deposiciones  

Si la prostatitis ocurre con una infección en los testículos o a su alrededor (epididimitis u orquitis), usted también puede tener síntomas de esa afección.

Pruebas y exámenes

Durante un examen físico, el médico puede encontrar:

  • Agrandamiento o sensibilidad en los ganglios linfáticos inguinales
  • Secreción de líquido de la uretra
  • Inflamación o sensibilidad en el escroto

Para examinar la próstata, el médico realizará un tacto rectal. Durante este examen, el médico le introducirá un dedo enguantado y lubricado dentro del recto.

El examen puede revelar que la próstata está:

  • Grande y blanda (con una infección de la próstata crónica)
  • Caliente, blanda, inflamada o sensible (con una infección de la próstata aguda)

El médico puede hacer un masaje de próstata para ver si usted tiene una infección. Para hacer este examen:

  • El médico pasará un dedo enguantado sobre la glándula prostática unas cuantas veces para segregar líquido de la uretra.
  • Se examinará el líquido en busca de signos de una infección.

Las muestras de orina se pueden recoger para análisis de orina y urocultivo.

La prostatitis puede afectar los resultados de la prueba del antígeno prostático específico (PSA), un examen de sangre utilizado para detectar el cáncer próstata.

Tratamiento

A menudo se utilizan antibióticos para tratar las infecciones de la próstata.

  • Para la prostatitis aguda, se toman antibióticos durante 4 a 6 semanas.
  • Para la prostatitis crónica, se toman antibióticos durante al menos 4 a 6 semanas. Debido a que la infección puede volver, es posible que tenga que tomar un medicamento durante incluso más tiempo, hasta 12 semanas.

A menudo, la infección no desaparece, incluso después de tomar antibióticos por un largo tiempo. Los síntomas pueden reaparecer cuando se suspende el medicamento.

Si su glándula prostática inflamada le dificulta vaciar la vejiga, usted puede necesitar una sonda para vaciarla. Ésta se puede introducir a través del abdomen (sonda suprapúbica) o desde el interior de su cuerpo (sonda permanente).

Para el cuidado de la prostatitis en el hogar:

  • Orine con frecuencia y por completo.
  • Tome baños calientes para aliviar el dolor.
  • Tome ablandadores de heces para facilitar las deposiciones.
  • Evite sustancias que irriten la vejiga, como el alcohol, los alimentos y bebidas con cafeína, los jugos cítricos y los alimentos calientes o condimentados.
  • Beba más líquidos (64 a 128 onzas por día) para orinar con frecuencia y ayudar a eliminar las bacterias de la vejiga.

Después de terminar el tratamiento antibiótico, hágase examinar por el médico para verificar que la infección haya desaparecido.

Expectativas (pronóstico)

La prostatitis aguda debe desaparecer con medicamentos y cambios menores en su dieta y comportamiento.

La prostatitis aguda puede reaparecer o convertirse en prostatitis crónica.

Posibles complicaciones

  • Absceso
  • Incapacidad para orinar (retención urinaria)
  • Diseminación de bacterias desde la próstata al torrente sanguíneo (sepsis)

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si tiene síntomas de prostatitis.

Prevención

No todos los tipos de prostatitis se pueden prevenir.

Las infecciones causadas por enfermedades de transmisión sexual se pueden prevenir teniendo un comportamiento sexual seguro.

Figures

Anatomía reproductiva masculina

Referencias

Nickel JC. In: Wein AJ, ed. Prostatitis and related conditions, orchitis, and epididymitis. Campbell-Walsh Urology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 11.

Barry MJ, McNaughton-Collins M. Benign prostatic hyperplasia and prostatitis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 131.

Revision

Last reviewed 10/2/2013 by Scott Miller, MD, Urologist in private practice in Atlanta, Georgia. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.

©1997 - A.D.A.M., Inc.Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.adam.com