Regurgitación de la válvula mitral

Definición

Es un trastorno en el cual la válvula cardíaca que separa las cámaras inferior y superior del lado izquierdo del corazón no cierra de manera apropiada.

Regurgitación significa filtración de una válvula que no cierra del todo. 

Nombres alternativos

Regurgitación de la válvula mitral; Insuficiencia de la válvula mitral

Causas

La regurgitación de la válvula mitral es el tipo de trastorno de válvulas cardíacas más común. 

La sangre que fluye entre las diferentes cámaras del corazón tiene que hacerlo a través de una válvula. La válvula entre las dos cámaras del lado izquierdo del corazón se denomina válvula mitral.

Anatoma normal

Cuando la válvula mitral no se cierra del todo, la sangre se devuelve hacia la cámara superior del corazón (aurícula) desde la cámara inferior a medida que ésta se contrae, lo cual ocasiona una disminución del flujo sanguíneo al resto del cuerpo. Como resultado, el corazón puede tratar de bombear con más fuerza. Esto lleva a que se presente insuficiencia cardíaca congestiva.

La regurgitación mitral puede comenzar súbitamente, casi siempre después de un ataque cardíaco. Cuando la regurgitación no desaparece, se vuelve crónica (prolongada).

Muchas otras enfermedades o problemas pueden debilitar o dañar la válvula o el tejido del corazón alrededor de la válvula y causar regurgitación mitral:

Los factores de riesgo son, entre otros, antecedentes familiares o personales de cualquiera de los trastornos mencionados con anterioridad, así como el uso de fenfluramina o dexfenfluramina (anorexígenos prohibidos por la FDA) durante 4 meses o más.

Síntomas

Los síntomas pueden comenzar repentinamente si:

  • Un infarto daña los músculos alrededor de la válvula mitral.
  • Los cordones que unen el músculo a la válvula se rompen.
  • Una infección de la válvula destruye parte de ésta.

Con frecuencia, no se presentan síntomas. Cuando se manifiestan, a menudo lo hacen de manera gradual y pueden abarcar:

Pruebas y exámenes

Al auscultar el corazón y los pulmones, el médico puede detectar:

  • Frémito (vibración) sobre el corazón al sentir el área del pecho
  • Un ruido cardíaco adicional (ritmo de galope S4)
  • Un soplo cardíaco distintivo
  • Crepitaciones en los pulmones (si el líquido se represa allí)

El examen físico también puede revelar inflamación del tobillo, hepatomegalia, distensión de las venas del cuello y otros signos de insuficiencia cardíaca derecha.

Se pueden realizar los siguientes exámenes para revisar la estructura y funcionamiento de las válvulas cardíacas:

Se puede hacer un cateterismo cardíaco si el funcionamiento del corazón empeora.

Tratamiento

La opción de tratamiento depende de los síntomas presentes, al igual que de la afección y funcionamiento del corazón.

A los pacientes con hipertensión arterial o un miocardio debilitado se les puede administrar medicamentos para reducir la tensión sobre el corazón y ayudar a mejorar la afección.

Los siguientes medicamentos se pueden prescribir cuando los síntomas de regurgitación mitral empeoran:

  • Betabloqueadores o inhibidores de la IECA
  • Anticoagulantes para ayudar a prevenir coágulos de sangre en personas con fibrilación auricular
  • Medicamentos que ayudan a controlar los latidos cardíacos irregulares o anormales
  • Diuréticos para eliminar el exceso de líquido en los pulmones

Una dieta baja en sodio puede servir. Si una persona presenta síntomas, se puede restringir la actividad.

Una vez hecho el diagnóstico, usted debe realizar visitas periódicas al médico para que haga un seguimiento de sus síntomas y del funcionamiento del corazón. La reparación quirúrgica o el reemplazo de la válvula se recomiendan si la actividad cardíaca es deficiente, el corazón se vuelve más grande (dilatado) y los síntomas se vuelven más graves.

Las personas con válvulas cardíacas anormales o dañadas corren el riesgo de padecer una infección llamada endocarditis. Cualquier cosa que cause la entrada de bacterias en el torrente sanguíneo puede provocar esta infección. Las medidas para evitar este problema abarcan:

  • Evitar las inyecciones que no sean limpias.
  • Tratar las infecciones por estreptococos oportunamente para prevenir la fiebre reumática.
  • Siempre comentarle al médico y al odontólogo si tiene antecedentes de valvulopatía cardíaca o de cardiopatía congénita antes del tratamiento. Las pautas recomiendan el uso de antibióticos para algunos pacientes, pero sólo en ciertas condiciones.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico varía. Por lo general, la enfermedad es leve, así que no se necesita terapia o restricción. Los síntomas generalmente se pueden controlar con medicamentos. 

Posibles complicaciones

Los problemas que se pueden desarrollar abarcan:

  • Ritmos cardíacos anormales, lo que incluye fibrilación auricular y ritmos posiblemente más serios e incluso anormales y potencialmente mortales
  • Coágulos que pueden viajar a otras áreas del cuerpo, como los pulmones o el cerebro
  • Infección de la válvula cardíaca
  • Insuficiencia cardíaca 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si los síntomas empeoran o no mejoran con tratamiento.

Igualmente, consulte si está recibiendo tratamiento para esta afección y presenta signos de infección, como:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Sensación de indisposición general
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares

Prevención

Trate las infecciones por estreptococos oportunamente para prevenir la fiebre reumática. El tratamiento oportuno de trastornos que puedan causar la regurgitación mitral reduce su riesgo.

Figures

Referencias

Otto CM, Bonow RO. Valvular heart disease. In: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 66.

Nishimura RA, Carabello BA, Faxon DP, et al. ACC/AHA 2008 Guideline update on valvular heart disease: focused update on infective endocarditis: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines endorsed by the Society of Cardiovascular Anesthesiologists, Society for Cardiovascular Angiography and Interventions, and Society of Thoracic Surgeons. J Am Coll Cardiol. 2008;52:676-685.

Revision

Last reviewed 6/4/2012 by Michael A. Chen, MD, PhD, Assistant Professor of Medicine, Division of Cardiology, Harborview Medical Center, University of Washington Medical School, Seattle, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Disclaimers

  • The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition.
  • A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.
  • Call 911 for all medical emergencies.
  • Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites.
A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited. adam.com